Libros Artículos Relacionados Recomendar este artículo Imprimir

El Rol del psicólogo en el Gabinete Psicopedagógico

por Jorge R. Maldonado y Gabriela A. Arévalo

El Rol del  psicólogo en el Gabinete Psicopedagógico

Entre Salud y Educación

         Introducción:

         El presente articulo versa sobre la función del psicólogo en el ámbito escolar, y mas específicamente que hace, que limites y que posibilidades tiene el psicólogo en el Gabinete Psicopedagógico.  Para ello veremos nuestra accion diaria, que nos explicita la reglamentación vigente tanto a nivel escolar como la del Colegio Profesional que nos nuclea.

           Primeramente nos adentramos a la cuestiona educativa y su interrelación constante con la salud. Esto esta concatenado a las dos aristas que contiene la función del psicólogo en el gabinete psicopedagógico: la función educativa y la función terapéutica.

         Asimismo veremos cuales son las posibilidades y condicionantes de nuestra practica en la cotidianeidad institucional. Veremos el encuadre teórico que nos plantea la reglamentación vigente y su correlato en la realidad de la comunidad escolar.

         Desarrollo

         El psicólogo en el ámbito educativo esta pensando como un espacio institucional para entrevista (clínicas / educativas) de orientación, prevención, asistencia seguimiento y/o derivación pertinente de docentes, equipo directivo, alumnos y padres de los mismos, en síntesis para la comunidad educativa. El psicólogo en el ámbito educativo esta inserto en el gabinete psicopedagógico. El objetivo prioritario del Gabinete Psicopedagógico es contribuir a la mejora de la calidad de la educación integral del la institución educativa. La función del Gabinete Psicopedagógico es propiciar y cuidar la salud de la institución y la detección precoz de las dificultades que interfieren en el desarrollo del proyecto educativo institucional.

         Cuando nos referimos al psicólogo en el Gabinete Psicopedagógico,  nos convoca la idea de dos ámbitos (salud-educación) que están relacionados inextricablemente. Toda práctica en el campo de la educación es una práctica socio sanitaria: se trata de un trabajo intelectual mediatizado por los decires singulares de los diversos protagonistas, los episodios cotidianos, los hechos y los acontecimientos que objetivan y materializan una realidad inaprensible de otro modo.

         El mandato de Educación lo poseen la Institución Familia en primera instancia, insertada en una determinada cultura, (que tiene normas y valores)  y de acuerdo a ésta la familia se encargará de formar e instruir estableciendo límites a sus integrantes.

         La educación, no se circunscribe a las paredes de un edificio ni a la geografía de un organismo; transita por todos los espacios sociales que, a su vez, la atraviesan sin cesar.

           “La escuela se caracteriza por ser el espacio que la sociedad ha legitimado para que  sus miembros desarrollen  acciones tendientes a:

  • Identificar e interpretar los contenidos de la cultura;
  • transformar y producir nuevos saberes.

El espacio de la escuela no es solo un edificio, con aulas, patios, bancos, escritorios, pizarrones.

Es un espacio social de construcción en el que circulan e interactúan maestros, profesores, alumnos, directores, secretarios padres, miembros de la cooperadora, personal de maestranza, etc.

Entre ellos se establecen redes de comunicación en las que se manifiestan  diferencias y particularidades.

Estas formas heterogéneas de vincularse hacen de cada escuela una compleja individualidad.

Más allá de las diferencias, en el espacio que brindan las escuelas se produce un proceso pedagógico, un encuentro para enseñar y aprender.

Es esta la característica identificatoria de la institución escolar.” (extraído de “La Transformación del Sistema Educativo”, Cuadernillo Nº 5, Ministerio de Cultura y Educación de la Nación.  Argentina. 1996.

         La función del psicólogo gabinetista en el ámbito escuela, contiene dos aritas principales: la Educativa  Terapéutica.

         En la esfera Educativa: se trabaja en los procesos de enseñanza aprendizaje como un proceso que atraviesan toda la vida escolar.  El objetivo es la promoción de estilos de vida saludables. En el contexto del proyecto educativo institucional - PEI –se hace posible implementar los elementos de promoción de salud y prevención de la enfermedad, haciendo énfasis en aquellos problemas que tempranamente hacen mella en la vida de los jóvenes como el embarazo precoz, la violencia o la ingesta de sustancias psicoactivas. En síntesis en la esfera educativa se favorecen los procesos de enseñanza/ aprendizajes  hacia estilos de vida saludables.

         La salud también comprende la armonía que debe reinar entre los miembros de una comunidad educativa, maestros, padres y madres de familia y los educandos, así que el diagnostico debe explorar los valores prevalentes en un plantel educativo.

         En la esfera terapéutica: El objetivo principal es trabajar  en el nivel preventivo, pero sin dejar de abordar el nivel asistencial y/o rehabilitación como eje de un proceso dinámico; los niveles individual, grupal, institucional y a veces comunitario.

         Una institución educativa sana demuestra, generalmente a través de la ejecución de proyectos, interés por la salud de su comunidad escolar.

         Es decir, una escuela saludable es aquel Centro donde la comunidad educativa trabaja para mejorar la  educación y la salud desarrollando conocimientos, habilidades destrezas y responsabilidades en el cuidado de la salud personal, familiar, comunitaria y del ambiente.

          Para que una acción sea efectiva en lo terapéutico educativo debe haber un encuadre que defina de manera clara horarios, lugar, actores involucrados y fundamentación teórico técnico entre otras variables, en este sentido en el Reglamento General de Escuelas de la Provincia de Córdoba, en la  reglamentación de funcionamiento de gabinetes psicopedagógicos para establecimientos de nivel medio nos explicita el encuadre de “prevenir orientando”

         El texto de Palazoli tiene toda la vigencia en la practica profesional del psicólogo en el ámbito educativo por lo que acordamos con la autora en que una de las condiciones del psicólogo escolar para una practica saludable será caracterizar de antemano la relación: definiéndose y marcando el encuadre, especificando sus propios conocimientos y posibilidades, delimitando los ámbitos de intervención y haciendo ver a los demás miembros del colegio que sin la colaboración de todos la tarea es más difícil y posiblemente sólo se consigan fracasos.

Prevenir orientando: La combinación de ambos términos, permite definir el accionar dentro de la comunidad educativa, porque prioriza la orientación dentro de los distintos modos de abordaje que pueden realizarse desde la prevención.

         Prevenir orientando abarca una gama de acciones que tienden a fortalecer y preservar situaciones educativas favorables y prevenir aquellas que las obstaculizan, para contribuir a la transformación de la escuela, en una institución dedicada al desarrollo de sus miembros y en la que solo no se transmita, sino que se genere la posibilidad de pensar y sentir para lograr un actuar integrado.” (Extraído del Reglamento de Funcionamiento de Gabinetes Psicopedagógicos para Establecimientos del Nivel Medio. Resolución D.E.M.E.S. 527/91)

            Ahora es necesario ver que nos dice la reglamentación de Funcionamiento de Gabinetes Psicopedagógicos para Establecimientos del Nivel Medio de la Provincia de Cordoba más específicamente sobre la fundamentación teórica de prevención y orientación:

         “Prevenir: en educación es advertir con anticipación situaciones que pueden obstaculizar el favorable desarrollo de los procesos de enseñanza – aprendizaje, con el fin de adoptar las medidas necesarias para hacer frente a los sucesos que se prevén. (Extraído del Reglamento de Funcionamiento de Gabinetes Psicopedagógicos para Establecimientos del Nivel Medio. Resolución D.E.M.E.S. 527/91)

         Existen distintos niveles de prevención: primarias, secundarias y terciarias.

a) Prevención Primaria: Abarca el conjunto de acciones que permiten mantener las condiciones optimas de aprendizaje, y aquellas que tienden a controlar la aparición de factores perturbadores.

b) Prevención Secundaria: Se refiere al conjunto de procedimientos que coadyuvan para que no se agrave las dificultades ya existentes.

c) Prevención Terciaria: No se realiza en las instituciones educativas porque se trata específicamente de un abordaje terapéutico con el fin de reducir conflictos e intentar que no se reinstauren como un estado permanente a través de cursos específicos y generales

         El abordaje preventivo en la institución escolar, se realiza desde las prevención primaria y secundaria, ambos niveles de prevención pueden estar dirigidos, tanto al sujeto como al contexto.

         La detección precoz, la orientación al sujeto, la familia y la institución educativa en los niveles de aprendizaje, posibilitan buscar el tratamiento si fuese necesario, derivándolo a lugares adecuados para la asistencia.

         La prevención es una problemática de toda la sociedad, por eso es necesario la coordinación con otros organismos estatales o privados que la amplíen y la favorezcan en sus distintos niveles.

(Extraído del Reglamento de Funcionamiento de Gabinetes Psicopedagógicos para Establecimientos del Nivel Medio. Resolución D.E.M.E.S. 527/91)

         Orientar: es apoyar, guiar a los miembros de la unidad educativa hacia el fortalecimiento de situaciones favorables en los procesos de enseñanza – aprendizaje, surge como respuesta a:

(Extraído del Reglamento de Funcionamiento de Gabinetes Psicopedagógicos para Establecimientos del Nivel Medio. Resolución D.E.M.E.S. 527/91)

         El Paradigma pedagógico  moderno plantea el aprendizaje como algo significativo para el educando, útil para su vida cotidiana. La escuela, debe, en este esquema, complementarse con otras instituciones formadoras como la familia. La escuela debe brindar capital social, es decir,” el conjunto de normas de cooperación y solidaridad culturalmente sostenido y compartido por una comunidad”, y dotar a sus miembros de capital cultural, es decir, “el conjunto de destrezas eficaces que le permiten a una persona conseguir sus objetivos en la comunidad en que vive” en este marco la escuela no esta diseñada solo para transmitir conocimientos y cultura, sino habilidades para la vida. Es aquí donde el profesional  psicólogo tiene bastante que aportar e intervenir con estrategias y dinámicas individuales e institucionales.

         El concepto de salud tampoco ha sido una idea imperturbable en el tiempo. Como resultado de factores culturales, sociales, biológicos, económicos, etc. que se dan en las sociedades, este concepto ha ido evulocionando producto de la articulación de diversas miradas sobre  este tema. El concepto de salud, como lo señala la Organización Panamericana de Salud, “evolutivo, dinámico y no es el mismo para toda la humanidad”. Sin embargo, se puede hacer una generalización para efectos ilustrativos y señalar que aspectos constituyen una visión antigua en contraposición a una visión moderna. 

         La monocasualidad, como razón explicativa de los acontecimientos en salud, da paso a la multicasualidad. Entendiendo que los procesos  son más complejos y no se limitan a una sola causa sino a una multifactorialidad de condicionantes y sus respectivas variaciones. La importancia que adquieren los factores ecológicos y sociales en la salud de las personas conforma parte de una nueva mirada en salud.

         El Psicólogo colabora con educadores, padres,  y otros profesionales de la salud mental.  La meta es lograr que cada aprendiz, en cualquier nivel (inicial, primaria, secundaria, superior, universitaria y en educación cuaternaria) aprenda en un lugar seguro y saludable, donde se le nutra su proceso de desarrollo y crecimiento.  Este profesional trabaja en un sinnúmero de áreas tales como: Prevención, Educación, Evaluación, Consultoría/Asesoramiento, Intervención, Investigación y Planificación y Provisión de Cuidados de Salud y Atención a las Necesidades Educativas Especiales: El gabinetista psicopedagógico  tiene un amplio abanico de acciones, a continuación esbozaremos solo algunas, pero en la practica cotidiana como Gabinetistas nos vemos sobrepasados y abrumados por la urgencia de situaciones por la que atraviesa la comunidad educativa y sus actores escolares correspondientes.

         En la Provincia de Córdoba hay una Reglamentación que nos enmarca la tarea de los psicólogos en los gabinetes psicopedagógicos:

         “Para desarrollar las distintas tareas, el gabinete psicopedagógico se vale del diagnostico institucional y la planificación realizada por la dirección de la escuela y de los análisis situacionales, realizados por el propio gabinete psicopedagógico, como parte de un continuo ejercicio del quehacer orientador.” (Extraído del Reglamento de Funcionamiento de Gabinetes Psicopedagógicos para Establecimientos del Nivel Medio. Resolución D.E.M.E.S. 527/91)”

         La etapa diagnostica es de suma importancia. Es necesario saber lo más claramente posible que pasa antes de introducir modificaciones en una determinada situación, para no proceder de modo iatrogénico, perjudicial. Diagnóstico: según la etimología de la palabra deriva del griego, diagnóstikos que significa “distintivo, que permite distinguir” que a su vez deriva de diagignosko “yo distingo, discierno” que deriva del  griego gignosko “yo conozco”. Por lo tanto el diagnostico permite conocer acerca de una determinada realidad.

         El diagnostico psicológico implica explicar lo que sucede mas allá de que el sujeto puede describir concientemente; a diferencia con el psicodiagnóstico no utiliza test, ni implica necesariamente la entrevista de devolución. Diagnosticar no es rotular, nos permite saber “que esta pasando” y sus “causas “. Cuando se diagnostica, el psicólogo, lo hace en función de tres referentes:

  • Una determinada conceptualización del Aparato Psíquico.
  • Una determinada conceptualización de Salud.
  • Una determinada conceptualización de Enfermedad.

         El diagnostico es el punto de partida, por ello es imprescindible, sea este inicial, situacional, gestáltico fenomenológico o psicoanalítico, no puede iniciarse una intervención sin un diagnostico que la avale.

         Este conocimiento preliminar determinarán…”las acciones que se planificaran desde el gabinete, con el fin de ayudar a que los distintos protagonistas de los procesos de enseñanzaaprendizaje preserven y recuperen su capacidad creativa y pueden desde ese lugar, encontrar las respuestas alternativas a cada situación.” (Extraído del Reglamento de Funcionamiento de Gabinetes Psicopedagógicos para Establecimientos del Nivel Medio. Resolución D.E.M.E.S. 527/91)”

         En general se trata de incluir dentro del Proyecto Educativo Institucional (P.E.I) las distintas tareas a desarrollar de acuerdo al diagnostico institucional realizado como paso previo a la formulación del mismo.

         A su vez la Ley 7106, en disposiciones para el ejercicio de la Psicología  en el articulo 2, nos indica que el ejercicio de la Psicología se desarrollara en los niveles, individual, grupal, institucional y comunitario, ya sea en forma publica o privada, en las areas de la Psicología Clinica, Educacional, Laboral, Juridica y Social. Y en el inciso b de dicho articulo  nos indica que se entenderá “Por area de la Psicología Educacional: la esfera de acción que se halla en las instituciones Educativas y en la practica privada de la profesión”.

          Mientras que en el articulo 3 en el inciso b de dicha Ley 7106 expresa que se considerará ejercicio de la profesión de Psicólogos: “En el área de la Psicología Educacional: investigar, orientar, operar y enseñar en todos los niveles de la educación, en la medida en que en ella incidan factores psicológicos, con el fin de crear juntamente con el educador y con los datos provenientes de otros profesionales, el clima mas favorable para lograr el éxito del aprendizaje analizando mediante sus técnicas especificas, los problemas que gravitan en la tarea educativa, derivada de la configuración psíquica  y del medio social en que se desenvuelve.”

         Y ya al final del articulo 3 de las disposiciones para el ejercicio de la Psicología, Ley 7106 aclara “EL ejercicio de la profesión del Psicólogo cualquiera fuera su área podrá desarrollarse interdisciplinariamente. Igualmente se considerará ejercicio de la profesión del Psicólogo la orientación vocacional, profesional y profesional, la enseñanza y la difusión del conocimiento y técnicas psicológicas.

(Extraído de Ley 7106 Disposiciones para el ejercicio de la Psicología Fecha de sanción 13/09/1984 – Fecha de promulgación 21/09/1884, en Normativas Institucionales del Colegio de Psicólogos de la Provincia de Córdoba)”

         A continuación se explicitan posibles tareas a realizar con los distintos miembros de la comunidad educativa, entendiendo que estas son solo alternativas que de ningún modo determinan exhaustivamente las funciones.

            Tareas y Organización de las actividades del gabinete psicopedagógico. (Extraído del Reglamento de Funcionamiento de Gabinetes Psicopedagógicos para Establecimientos del Nivel Medio. Resolución D.E.M.E.S. 527/91)”

         Las tareas del gabinete psicopedagógico deben encuadrarse en el marco Del Proyecto Educativo Institucional (P.E.I)

ü Realizar estudios diagnósticos de las necesidades de los distintos sectores de la comunidad educativa.

ü Establecer acuerdos sobre el encuadre que guiara la acción del gabinete.

ü Elaborar la planificación anual del gabinete

ü Registrar las reuniones o entrevistas, mantenidas con los distintos integrantes de la comunidad educativa.

ü Organizar y reorganizar el archivo del gabinete

ü Asistir a las reuniones con el personal especializado de otras instituciones oficiales o privadas, sobre temáticas vinculadas al quehacer del gabinete, previo acuerdo con el directivo del establecimiento.

ü Leer y analizar la bibliografía especializada

ü Actualizar el material didáctico utilizado en la orientación de padres, alumnos y docentes.

ü Registrar los proyectos elaborados por el gabinete, con su fundamentacion teórica y a seguimiento de su orientación.

ü Diseñar y llevar a cabo proyectos de investigación, de acuerdo a las necesidades detectadas.

ü Explorar las posibles vías de solución, que posibilitaran la organización de un espacio físico adecuado para el desempeño de tareas.

ü Realizar reuniones periódicas con otros gabinetistas en el ámbito de la D.E.M.E.S con el fin de intercambiar experiencias.

ü Participar en reuniones de interconsultas con profesionales especializados fuera del ámbito institucional.

ü Elaborar la memoria anual del gabinete.

             Tareas y organización de las actividades de gabinete con la comunidad educativa.

            La orientación y el equipo directivo. (Extraído del Reglamento de Funcionamiento de Gabinetes Psicopedagógicos para Establecimientos del Nivel Medio. Resolución D.E.M.E.S. 527/91)”

ü Colaborar con la planificación anual de la institución en general a fin de integrar en la misma, los proyectos de gabinete.

ü En realidad se trata de colaborar en la elaboración del Proyecto Educativo Institucional (P.E.I).

ü Mantener una relación fluida mediante el dialogo para coordinar acciones conjuntas

ü Informar sobre características y necesidades específicas de cursos y grupos.

ü Organizar y participar conjuntamente en talleres de reflexión sobre temas diversos, jornadas de perfeccionamiento, reuniones de departamentos, reuniones por cursos, con padres y alumnos u otros cuando así se lo requieren.

ü Asesorar sobre las relaciones vinculares con los miembros de la comunidad educativa, cuando lo requiera y esclarecer sobre las posibilidades de operar cambios que la favorezcan.

ü Acordar la organización del horario según las necesidades de la institución y la programación del gabinete.

             El alumno como eje de la articulación de trabajo orientador. (Extraído del Reglamento de Funcionamiento de Gabinetes Psicopedagógicos para Establecimientos del Nivel Medio. Resolución D.E.M.E.S. 527/91)”

ü Trabajar con los alumnos de 1º año en el proceso de integración y adaptación a la unidad educativa.

ü Organizar grupos de reflexión y talleres sobre distintas temáticas y propuestas por los mismos.

ü Realizar actividades de esclarecimiento para los alumnos de tercer año, en las escuelas donde tuvieran que optar por distintas orientaciones en el ciclo superior.

ü De acuerdo a los planes de estudio vigente en la actualidad, este punto podría enunciarse de este modo: “ Realizar acciones de esclarecimiento con los egresados del Ciclo Básico Unificado “ (CBU) a fin de orientar en la elección de las orientaciones y/o especialidades que se ofrecen como opciones en el ciclo de especialización o polimodal.

ü orientar para la elección vocacional ocupacional

ü entrevistar a los alumnos que manifiesten dificultades de aprendizaje, emocionales o de conducta, promoviendo la reflexión y el análisis con los miembros involucrados en la problemática, coordinando acciones tendientes a mejorar las situaciones.

ü Derivar a profesionales especializados para su asistencia, cuando el caso lo requiera efectuando el seguimiento correspondiente.

ü Promover la participación conjunta en la elaboración de pautas de convivencia.

ü Participar en reuniones con el centro de estudiantes cuando así lo requieran.

            La orientación y el personal docente. (Extraído del Reglamento de Funcionamiento de Gabinetes Psicopedagógicos para Establecimientos del Nivel Medio. Resolución D.E.M.E.S. 527/91)”

(Profesores, preceptores, maestros de taller y otros según la modalidad)

ü Ayudar en el reconocimiento y comprensión de situaciones áulicas.

ü Elaborar conjuntamente estrategias que favorezcan las relaciones vinculares docente- alumnos y docentes con otros miembros de la comunidad educativa (Escuela Abierta)

ü Intercambiar experiencias en relación al hecho educativo.

ü Promover la participación en la elaboración conjunta de pautas conjuntas que favorezcan la convivencia.

ü Elaboración y puesta en marcha del proyecto de convivencia

ü Incentivar la formación teórico-pedagógica, la actualización y el perfeccionamiento permanente.

ü Participar en grupo de reflexión sobre temas diversos relacionados con lo educativo.

ü Asesorar en la organización del tiempo libre en la escuela para su mejor aprovechamiento.

ü Informar sobre las funciones del gabinete.

ü Esclarecer los distintos aspectos que hacen al desempeño de sus funciones.

            Tareas especificas con los profesores. (Extraído del Reglamento de Funcionamiento de Gabinetes Psicopedagógicos para Establecimientos del Nivel Medio. Resolución D.E.M.E.S. 527/91)”

ü Colaborar en los aspectos didácticos pedagógicos.

ü Coordinar acciones de prevención primaria en la problemática vocacional a través de las asignaturas.

ü Problemática vocacional que también deberá estar orientada a la elección de las orientaciones y especialidades.

ü participar en las reuniones de departamentos de materias afines y asesorar en las mismas cuando sea requerido.

            La orientación y los padres. (Extraído del Reglamento de Funcionamiento de Gabinetes Psicopedagógicos para Establecimientos del Nivel Medio. Resolución D.E.M.E.S. 527/91)”

         Las reuniones podrán organizarse en coordinación con directivos y profesionales y/o preceptores con el fin de:

ü Tratar temas que respondan a las inquietudes planteadas por padres y docentes.

ü Orientar a los padres y alumnos de primer año respecto a las características del nivel medio y a las posibles adaptaciones que requiere el mismo.

ü Del mismo modo con los padres y alumnos del 4año actual, respecto a la orientación y especialidad elegida y las características particulares del proyecto de especialización propio de la institución.

ü Trabajar sobre el papel de los padres de los alumnos de 5año (Sexto año actualmente) en el proceso de orientación ocupacional de sus hijos.

ü Realizar entrevistas individuales cuando se lo considere necesario o sea requerido.

            La orientación y los secretarios administrativos, bibliotecarios, auxiliares de servicios y otros miembros. (Extraído del Reglamento de Funcionamiento de Gabinetes Psicopedagógicos para Establecimientos del Nivel Medio. Resolución D.E.M.E.S. 527/91)”

         Encuestas para esclarecer las funciones que estos estamentos desempeñan en el proceso educativo. (Extraído del Reglamento de Funcionamiento de Gabinetes Psicopedagógicos para Establecimientos del Nivel Medio. Resolución D.E.M.E.S. 527/91)”

         A manera didáctica y solo a estos fines diremos que algunas de las actividades pueden ser clasificas en:

         En el área de Prevención, el psicólogo puede diseñar programas educativos para estudiantes en riesgo de fracasar, ayudar a promover la tolerancia, comprensión y  e integración de la diversidad en la comunidad escolar, la prevención de la violencia, uso y abuso de drogas, maltrato infanto/juvenil, prevención de la violencia familiar, deserción escolar y embarazo en los adolescentes.

        En el área de Educación puede desarrollar programas sobre temas relacionadas al aprendizaje y la enseñanza para estudiantes con impedimentos y  talentos excepcionales. (integración de personas con necesidades especiales). Es decir favorecer los procesos de enseñanza aprendizajes hacia estilos de vida SALUDABLES

        En el área de Evaluación el psicólogo puede sopesar habilidades académicas y sociales, el desarrollo personal y emocional y hacer recomendaciones de acuerdo a las fortalezas y necesidades del estudiante evaluado, que podría incluir la obtención de servicios especiales de ser necesario.

         En el área de Consultoría el psicólogo posee los conocimientos para el análisis y diagnóstico, intervención, implantación y evaluación de problemas y conflictos escolares en colaboración con maestros, padres y supervisores.  También trabaja con el grupo de pertenencia y referencia del estudiante para comprender de manera adecuada el desarrollo del alumno y cómo el contexto  afecta el aprendizaje y el comportamiento.

          En el área de Familiar: el trabajo aquí se orienta a promover en la organización la información y formación de los padres en el apoyo al desarrollo integral del niño y la promoción de intervenciones para mejorar las relaciones entre las familias y la escuela, impulsando la participación familiar en los objetivos de la comunidad educativa.

        En el área de Intervención el psicólogo provee consejería psicológica a los estudiantes y sus familias, ayuda en la solución de conflictos y problemas que se desarrollan en el ajuste y aprendizaje, ayuda a familias y escuelas a manejar crisis y sus resoluciones.

        En el área de Investigación y Planificación evalúa la efectividad de los programas académicos, sistemas de manejo de conductas y otros servicios.  Además, contribuye a la planificación y evaluación de la reforma y estructuración escolar.

         En el área de Cuidados  de la Salud colabora con la escuela y personal de la comunidad para proveer un modelo amplio sobre los servicios de salud escolar. 

         En el área de Atención a las Necesidades Educativas Especiales: la función aquí se focaliza en la detección, prevención y propuestas de intervención que permitan una claridad en tomo a las características del niño con necesidades especiales, las modificaciones que requiere el sistema para adaptarse a sus requerimientos manteniendo sus objetivos y características y el desarrollo de alternativas de solución que eviten la discriminación. Esta es una labor realizado en conjunto con otros profesionales como son los técnicos de la Dirección Atención a la Diversidad y Necesidades Especiales de Políticas Educativas.[1]

            Este aspecto de la integración, adecuación curricular  y retención escolar  es sumamente importante pues “quienes hoy queden marginados de la escuela o quienes concurriendo a ella no accedan a los conocimientos que la sociedad demanda, serán sin lugar a dudas, los marginados del Siglo XXI. En el nuevo tiempo”. (Daniel Filmus, Director de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales –FLACSO, entrevista en “Mil preguntas”, periódico educativo Nº 4, 1990.

         La presencia permanente del recurso del Psicólogo en las escuelas del sistema educativo servirá como profesional de la salud mental y a la vez técnico en educación para ayudar a identificar y resolver muchos de los problemas que se van desarrollando en los estudiantes desde temprana edad, que de ser detectados a tiempo pueden ser corregidos rápidamente, evitando problemas más complicados.  Esto ayudará significativamente a enfrentar el serio problema de deserción y desgranamiento escolar y de salud mental que afecta a un número considerable de la población escolar, propiciando su aprovechamiento y el disfrute pleno de la vida escolar.

         Las aristas educativas y terapéuticas, son solo a manera ilustrativa didáctica,  no se excluyen sino que se enriquecen complementándose mutuamente.

         Para que el Psicólogo pueda llevar a cabo sus funciones de detección, evaluación y recomendaciones de la forma más efectiva es indispensable conocer la “cultura escolar”, lo cual requiere tener presencia física en las escuelas.  El propósito es que se puedan hacer recomendaciones dentro de la realidad, posibilidades y limitaciones de la escuela a la que debe acudir el estudiante y para poder dar seguimiento a los casos directamente.

          Ahora bien cuales son estas funciones desde la reglamentación a este respecto se nos circunscribe desde este marco algunos ítems en cuanto a misión y funciones:

       “Misión: La misión del Gabinete Psicopedagógico es apoyar las acciones de la comunidad educativa en la que esta inserta para:

ü  Fortalecer las condiciones favorables, existentes en los procesos de enseñanza, aprendizaje, apoyándose en la participación de la comunidad educativa.

ü Prevenir, orientando a todas las personas que se integran en las distintas esferas de la comunidad educativa, para evitar la aparición de factores que afecten dichos procesos.

ü Optimizar las condiciones para el desarrollo de los procesos de enseñanza, aprendizaje conjuntamente con los miembros de la comunidad educativa.

ü Promover acciones que permitan la aplicación de las políticas educativas y la coordinación con las áreas que determinen las autoridades.

ü Promover acciones innovadoras para las propuestas del Proyecto Educativo Institucional (P.E.I) de Proyector Curricular Institucional (P.C.I)

            Funciones: Las funciones se abordaran en relación a los procesos de enseñanza  - aprendizaje y son:

ü  Realizar un análisis situacional de la comunidad educativa.

ü  Esclarecer roles y el interjuego de los mismos.

ü  Abordar problemáticas individuales y grupales.

ü Elaborar estrategias de trabajo, conjuntamente con los distintos miembros de la comunidad educativa.

ü Proponer acciones para el abordaje de las problemáticas

ü Crear espacios de reflexión, promoviendo canales de comunicación.”

(Extraído del Reglamento de Funcionamiento de Gabinetes Psicopedagógicos para Establecimientos del Nivel Medio. Resolución D.E.M.E.S. 527/91)

         Los conflictos en la convivencia y las diferencias de abordaje de las situaciones escolares, entre los profesionales del gabinete y los docentes de la escuela surgen a partir de cumplir en mayor o menor medida con este mandato del lugar fundacional e histórico.

         Desde su origen y fundación los gabinetes conviven con un conflicto corporativo porque los grupos que conviven en las escuelas tienen intereses diferentes. Estos grupos se refieren a los docentes y a los profesionales de la salud mental, sean psicólogos, psicopedagogos, otros. Las miradas y la formación como así también los intereses, son diferentes y esto produce permanentes desencuentros en las conceptualizaciones acerca de las situaciones surgidas al interior de la escuela.

         Con mayor o menor intensidad todas las instituciones pretenden someter al gabinete y manejar sus intervenciones. En las escuelas privadas se lo considera un "servicio" que puede ofrecer la escuela a sus clientes, por lo tanto, es más intensa la necesidad de controlar el servicio que se presta a los padres.

         Hay que diferenciar la práctica del Psicólogo en el Gabinete Psicopedagógico en las escuelas públicas de gestión privadas de las escuelas públicas de gestión estatal. En las escuelas publicas es observa mayor adherencia al Reglamento del Régimen de Funcionamiento de Gabinetes Psicopedagógicos de la para establecimientos del Nivel Medio, mientras escuelas publicas de gestión privadas si bien hay adherencia a dicha Reglamentación hay mayor plasticidad en cuanto a la organización y encuadre. Pero en ambas se observa una constante que define el magnifico texto de Palazoli:  en la escuela, cuando alguien solicita la ayuda del psicólogo no piensa que pueda ser él o ella mismo quien necesite la intervención; piensa que somete a consideración del psicólogo los "casos" patológicos de los demás, para que el psicólogo pueda intervenir de manera directa sobre la persona que presenta algún tipo de patología; pues casi siempre, se dota al psicólogo de un papel místico, en cuanto que se le atribuyen poderes mágicos, de los cuales se espera que todo lo arreglen en sus intervenciones, lo que termina en fracaso.

         Salir de esta paradoja del lugar otorgado por los actores de la comunidad educativa al psicólogo (mago omnipotente o mago impotente) es harto complejo y deber ser analizado en la contextualizad de casa caso institucional.

         El lugar simbólico otorgado al psicólogo en la institución escolar esta imbricado al lugar físico ocupado u otorgado  por el gabinete en la escuela, a las particularidades e historicidad que tiene ese lugar físico, lo que determinarán todas las demandas que formule la institución y las intervenciones del equipo de profesionales del gabinete.  El lugar, el espacio, son en definitiva, variables que van condiconando  una identidad y definen aquello que marca el espacio propio y ajeno, como así también las posibilidades e imposibilidades puede hacer desde ese espacio.

         Las tareas y por ende        Las técnicas que se utilizan para abordar las distintas tareas se instrumentan teniendo en cuenta la función, el objetivo, los miembros que se involucran, la formación del profesional del gabinete psicopedagógico, el espacio físico con que se cuenta etc”. (Extraído del Reglamento de Funcionamiento de Gabinetes Psicopedagógicos para Establecimientos del Nivel Medio. Resolución D.E.M.E.S. 527/91)

         ¿Quién ha dado este espacio al gabinete? El gabinete es un espacio físico propio o es un espacio físico compartido? Es un espacio un espacio físico ajeno? ¿Puede ser operativo desde ese lugar físico operativizar acciones de salud?   El lugar marca nos marca y enmarca es decir tanto el físico como el lugar simbólico nos condiciona, es por ello que la historia, los hechos, se organizan y construyen en un determinado lugar y posición.

         En la práctica de los profesionales en los gabinetes psicopedagógicos hay quienes se dedican con mayor empeño a trabajar con la urgencia, otros trabajan más en la prevención en red, otros trabajan de manera interdisciplinaria con los integrantes del gabinete, hay quienes se dedican a trabajar en grupo, otros trabajan más con los padres.

         Las técnicas y estrategias “pueden ser individuales o grupales. Entre otras mencionaremos: entrevistas, reuniones formales e informales, talleres, grupos de reflexión, grupos operativos, rol – playing, técnicas lúdicas, psicodramaticas, etc.” (Extraído del Reglamento de Funcionamiento de Gabinetes Psicopedagógicos para Establecimientos del Nivel Medio. Resolución D.E.M.E.S. 527/91)

          Es decir hay una reglamentación que nos orienta, pero las posibilidades de intervención profesional esta imbricada a la sagacidad y creatividad del profesional a su formación teórica, a las cuestiones institucionales como lugar físico y a la cultura institucional.

            La  función del psicólogo es de psicodiagnóstico, tratamiento, asistencia, orientación y debe siempre propender a la prevención.

         El trabajo del psicólogo en este ámbito se encuadra dentro de la psicología educacional, ahora bien el profesional que aborda al niño y adolescente escolarizado en el nivel medio, debe priorizar no únicamente a lo formación teorética, sino que debe tener predisposiciones especiales ser un  profesional ético, humanizado y comprometido; desde aquí es que podemos esbozar un  perfil del profesional que trabaja con esta población.

El perfil del psicólogo que trabaja en gabinetes psicopedagógicos de nivel medio

            El propósito de esta enumeración no es único, taxativa y definitoria; sino más bien uno de los fines indicativos es la de advertir sobre algunas particularidades del profesional que interviene con esta población específica: la de los niños y adolescentes en situación académica. El trabajo del psicólogo con esta población es arduo y con aristas inconfundibles donde se enmarca dentro de los márgenes de la psicología educacional pero debemos señalizar que  se entrecruzan los conocimientos y técnicas de la psicología clínica, sanitaria, educacional. Hecha esta aclaración van algunos ítems del perfil que correspondería debería tener el psicólogo que trabaja con niños y adolescentes escolarizados en el nivel medio:

ü Poseer experiencia clínica,  diagnostica, psicoterapéutica y sanitarista

ü Buen manejo de Atención Primaria de la Salud

ü Habilidad para asesorar

ü Pensamiento crítico y propositito

ü Capacidad de investigación educacional y académica

ü Conocimiento de cultura general y temática especifica

ü Sagacidad, creatividad

ü Formación en abordaje de adolescentes.

ü Empático.

ü Reflexivo.

ü Compromiso ético.

ü Tolerancia al stress

ü Manejo de la disociación instrumental.

         Aun así ya sea que se trabaje mas en lo institucional o en articulación interinstitucional, o en la modalidad que fuere, es menester que tengamos presente algo que focaliza Palazoli frente al señalamiento de una conducta problemática, el objeto de estudio deja de ser lo intrapsíquico, si no se toma como punto de referencia el sistema relacional del que el individuo forma parte. La atención se desplaza desde los procesos internos del individuo hacia sus relaciones con los demás. Es decir desde una concepción de salud integral, debemos necesariamente remitirnos, y trabajar psicoterapéuticamente con el grupo de parentesco del adolescente educando. El joven es integrante, emergente de una configuración familiar con singularidades, con partes saludables que hay que fortalecer desde el espacio psicológico y fragmentos patognomónicos donde como profesionales debemos estimular a que los miembros del grupo familiar reconozcan estas partes, para luego elaborarlas con el fin de lograr un posicionamiento critico con respecto a roles e interacciones. Pero señalemos que la familia se significa y resignifica en un todo social.

         En la atención clínica diaria desde el gabinete esta presente un vinculo terapeuta –paciente / adolescente; este vínculo genera un despliegue técnico-profesional que configura un campo de interacciones personales que es la situación terapéutica, que se inscribe en una realidad sanitaria dentro de una sociedad con diversos grados  de evolución y desarrollo socioeconómico y cultural. A la manera de  una espiral concéntrica de capas superpuestas interconectadas, estos elementos estructurados y estructurantes están siempre presentes en una vasta red de influencias gravitantes que dan cuenta de la calidad de dicho vínculo y de sus efectos sobre el proceso de salud-enfermedad.

         La relación terapéutica con el paciente adolescente es compleja, por un lado hay una resistencia a la atención profesional, por otra parte se configura un rapport con importante aristas en cuanto a la identificación con el psicólogo, y por ende al modelo que este genera. Es desde esta posibilidad que es muy potable trabajar en la promoción y prevención de la salud desde la terapia grupal.

         En esta búsqueda de identificación adolescente, el individuo recurre como comportamiento defensivo a la búsqueda de uniformidad, que puede brindar seguridad y estima personal. Allí surge el espíritu de grupo al que tan afecto se muestra el adolescente. Hay un proceso de sobre identificación masiva, en  donde todos se identifican con cada uno. Los grupos sostienen a las personas a través de las redes de afecto que surgen entre los integrantes.

         El punto de partida de toda acción terapéutica son las necesidades asistenciales del paciente. Las necesidades particulares de este sujeto en formación que se encuentra en una situación académica de escolarización, que deben ser canalizadas a través de nuestra intervención  profesional mediante un proceso de prevenir orientando desde la asistencia técnica.

         El trabajo terapéutico educativo del psicólogo en el gabinete psicopedagógico implica un compromiso responsable, implica establecer una relación afectiva y discriminada, es decir un manejo adecuado de la disociación instrumental  que de paso a la objetividad, por ende al trabajo profesional exitoso,  para la contención del joven en cuanto a un estilo de vida saludable.

Lic. Gabriela A Arévalo - Psicóloga

Lic. Jorge R. Maldonado - Psicólogo

Bibliografía

ü Arévalo, G/ Maldonado J. (2005). “Prevención y Abordaje de la Violencia Escolar desde la APS”. Universidad Católica Argentina.

ü Arévalo, G/ Maldonado J. (2005). “Prevención y Abordaje de la Violencia Escolar desde la APS”. Universidad Blas Pascal.

ü Arévalo G/ Maldonado J. (2005) Tratamiento de Niños y Adolescentes en Conflicto con la Ley Penal. Análisis Clínico Social”. Abstract Segundo Congreso Nacional de Derecho. Facultad de Derecho y Ciencias Sociales. UNC.

Cuadernillos Nº 1,2,3,4,5 “La Transformación del Sistema Educativo”, Cuadernillo Nº 5, Ministerio de Cultura y Educación de la Nación.  Argentina. 1996.

ü Cruz Souza, F. (1999), “Psicología Comunitaria” Ed. Lumen/Humanitas, Bs. As.

ü Dávila, A. (2005) Manual de Psicología Sanitaria UNC.

ü Debanne R. “Manual de normativa y Legislación Escolar de la Provincia de Córdoba para el Nivel Medio” Ed. Espartaco -  Cba.

ü El Monitor de la Educación. Revista del Ministerio de Educación Ciencia y Tecnología de la Nación. Argentina. Nº 5 – 5º Época. Noviembre/Diciembre 2005.

ü Ey, H. “Tratado de Psiquiatría”: Ed. Masson, México

ü Gomes, Da Costa, A. (1995) Pedagogía de la presencia. Ed. Lozada.

ü Laplanche y Pontalis. (1999) Diccionario de Psicoanálisis, Ed. Paidos, Bs. As.

ü 1919

ü Ley 7106 Disposiciones para el ejercicio de la Psicología Fecha de sanción 13/09/1984 – Fecha de promulgación 21/09/1884, en Normativas Institucionales del Colegio de Psicólogos de la Provincia de Córdoba.

ü Maldonado, J (2000) “Prevención en Criminología” en Actas I Jornadas de la Facultad de Psicología Ed. Taller Facultad de Filosofía y Humanidades.  UNC-

ü Maldonado, J y otro (2005) “Familias Multiproblemáticas y su influencia en la Violencia Escolar” en Seminario Internacional de Violencia Escolar. Universidad Católica Argentina Ed. Pasco. Bs. As. (2005)

ü Maldonado, J y otro “Abordaje de Niños y Adolescentes  en conflicto con la Ley Penal. Universidad Nacional de Buenos Aires. UBA . 2004.

ü Palazzoli, S. “El Mago sin Magia”.

ü Papalia, D y otros (1997) “Psicología”. Ed. Mac-Graw Hill, México

ü Pichot, P y otros (2001) DSM – IV “Manual Diagnostico y Estadístico de los Trastornos Mentales” Ed. Mason, Barcelona.

ü Pichón Riviere, E. (1982) “Del Psicoanálisis a la psicología Social”, Ed. Galerna, Bs. As.

ü Riesco, L. (1978)  “Introducción a la Medicina”, Impr. Drafer, Cba,

ü Riesco, L. (2005) “Medicina Antropológica” Ed. Facultad de Ciencias Médicas. UNC

ü Riesco, L. (2005) “Medicina Psicosocial” Ed. Facultad de Ciencias Médicas. UNC

ü Testa, M. (1994) “Pensar en Salud” Ed. Lugar Editorial, Bs. As.

ü Videla, M. (1997) “Prevención, Intervención Psicológica en Salud Comunitaria”, Ed Paidos.

Nuestro agradecimiento a todos nuestros alumnos de los distintos  cursos de adolescencia y educación para la salud, quienes durante el transcurrir de los años nos fueron aportando datos, material bibliográfico y sugerencias para culminar  esta publicación. Asimismo el más calido agradecimiento a nuestros amigos colegas que nos alientan constantemente en nuestro trabajo profesional cotidiano. Dejamos nuestro mail para comunicarnos y recibir comentarios o sugerencias a:  jorgermaldonado@yahoo.com.ar



[1] Necesidades Educativas Especiales: “se entiende por alumnos con N.E.E. aquellos que requieran en un periodo de su escolarización o a lo largo de toda ella, determinados apoyos y atenciones educativas especificas por padecer alguna discapacidad física, psíquica o sensorial, por manifestaciones de trastornos graves de la conducta o por estar en situación social o cultural desfavorable.” También se incluiría en este concepto a los alumnos altamente dotados.







¿Tienes una página web? Puedes poner un enlace a este artículo:

http://www.psicopedagogia.com/rol-psicologo-gabinete-psicoedagogico

Autor: Jorge R. Maldonado y Gabriela A. Arévalo
Certificado de Publicación


noticias colegio psicopedagogos aula de enlace formacion oposiciones diccionario sinonimos Psicólogos Artículos Psicología Gueb.org Modificación Conducta Autismo Ansiedad Dificultades del Aprendizaje Dislexia Hiperactividad Técnicas de Estudio Educacion Intercultural TDAH Retraso Mental Retraso Escolar Disortografia Dispraxia Disgrafia Disfemia Disartria Disfasia Discalculia Liderazgo Motivación La Pirámide de Maslow ver todos los artículos Portal y Foros del Levante Telefono Linea Directa