Libros Artículos Relacionados Recomendar este artículo Imprimir

La conquista de la voluntad

por Claudia Saravia Hidalgo

ROJAS, Enrique.

La conquista de la voluntad

México. Ed. Planeta Mexicana. Col. Vivir Mejor.

La conquista de la voluntad

“Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad”. Albert Einstein

Enrique Rojas nos muestra un análisis profundo y enriquecedor de la voluntad, concibiéndola como la fuerza que posibilita el desarrollo humano, el texto nos invita a pensarla en tanto a educable como un querer que exige una serie de continuos ensayos y esfuerzos que las personas debemos realizar en todo momento de nuestras vidas. Una vez educada la voluntad, se afianza y produce frutos, y para formarla debemos huir de algunos aspectos que caracterizan nuestro mundo actual, tales como facilismo y  la inmediatez. Se debe renunciar a todo aquello inmediato y urgente que determina la forma de realizar nuestras acciones en la actualidad, superar  una forma de vida inaplazable para planear un proyecto de vida en el cual no hay lugar para la improvisación.

La voluntad es determinarnos, autogobernarnos con consistencia en nuestros objetivos, forjando coraje ante las dificultades, teniendo la entereza de volver a empezar. Esto implicará muchas veces de privarnos de cosas buenas que quizá en ese momento exigen una carencia  pero que concluyentemente  nos dirigirán a alcanzar metas con mayor trascendencia. En suma, el autor plantea que aquel que tiene educada la voluntad, es más libre y puede dirigir su vida a donde quiera porque está dispuesto a ceder y dominarse en una autoposesión que lo aparta de referentes fortuitos.

El hombre que no tiene educada la voluntad es inconsistente y frágil, y cualquier acontecimiento inesperado lo hace desviarse de lo que ya ha trazado, por lo tanto; es importante educarla para ser artífices del cambio y no víctimas de arrebatos, desganos e indiferencias. No olvidemos que la conquista de la voluntad se proyecta y se construye sobre la alegría y la satisfacción de estar en el camino correcto, sí porque ésta será un motor que genera motivación cuando se ha alcanzado una meta prevista. Es un estímulo que nos provoca volver a trazar nuevos objetivos y realizarlos. Esta alegría va evolucionando en felicidad cuando el ser comprueba de qué manera puede moldear su personalidad errónea para lograr pequeños cambios que lo gratifiquen y lo conduzcan a la autorealización personal. Enrique Rojas nos muestra cómo fortalecer nuestra voluntad uniendo nuestros pensamientos a todo aquello que se nos presenta como superior y que nos hace saber que somos capaces de formar parte de la Armonía universal.

Juicio valorativo

Como profesional de la educación, considero que la formación de la voluntad es un quehacer pedagógico que se presenta ante nuestra realidad como una de las más altas tareas de nuestra acción. Sí, porque en nuestra contemporaneidad se le ofrece a la población (nuestros educandos) muchas ocasiones que los invitan a la concupiscencia y a la liviandad. Vivimos en una época en donde los falsos placeres, el relajamiento de las normas, la permisividad, el relativismo, el Carpe diem! , el poder del dinero, etc., nos posibilitan el camino para nuestra mayor degradación.

Conquistar nuestra voluntad resulta difícil de lograr, pero hacerlo representa precisamente un mérito que se convierte en un motor de automotivación que se potencia y actualiza de forma perenne en nuestra existencia. ¿Qué esfuerzo representaría hacer algo que no implica esfuerzo o sacrificio alguno? El autogobierno es una clara muestra de una voluntad disciplinada contraída a partir de acciones una tras de otra.

A partir del libro de Enrique Rojas, afirmamos que existe una necesidad imperante de educar a las personas a poseer una voluntad formada, la cual les proporciona la fuerza y la determinación que los mantenga en un estado de congruencia entre sus principios morales y su actuar. Entonces, los educadores debemos preguntarnos el por qué del excesivo cuidado a la formación intelectual de los estudiantes cuando diseñamos el curriculum, indiscutiblemente se descuida la educación de la voluntad cuando es ésta la que nos permitirá lograr la independencia de la educabilidad de las personas. Sí porque pensemos que solamente compartimos una pequeña parte de la vida de nuestros educandos, ellos deben querer seguir perfeccionándose aunque ya no estén con nosotros. ¿Para qué nos sirven cabezas formadas sin una voluntad templada que les permitan hacer lo que es bueno?

Un educando que ha conquistado su voluntad, será consciente de las responsabilidades que implican vivir la vida humana, reconocerá que en él está la realización de un buen futuro para la humanidad y no sólo par él mismo.

Es por todo esto que los educadores debemos ser un ejemplo de una voluntad que se esfuerza y se sacrifica, si no ellos se preguntan por qué es que somos su guía y su autoridad cuando no lo merecemos. Aunque esto suene crudo, debemos de encontrar la forma de mostrarles que efectivamente estamos en guerra para obtener nuestra libertad y que la batalla nos es con nadie más que con nosotros mismos.

Concluyamos pues que la conquista de la voluntad conlleva acciones permanentes que forman nuestro estilo de vida, entonces los pedagogos debemos formar no sólo en lo cognitivo o en la técnica sino en la actitud también. La formación moral nos deja vislumbrar un camino para debilitar todas aquellas influencias indeseables que provienen especialmente de los medios de comunicación.

Planeemos el curriculum para formar la actividad espiritual; podríamos comenzar por la formación de hábitos, control de sus emociones o inculcarles valores elevados. Una educación responsable invita a las personas a plantearse un nivel elevado de exigencia personal, y desde mi punto de vista, esto significa saber educar y no otorgar un número de forma terminal. Es saber que como profesores somos motivo de inspiración para provocar el querer querer de nuestros educandos.







¿Tienes una página web? Puedes poner un enlace a este artículo:

http://www.psicopedagogia.com/conquista-voluntad

Autor: Claudia Saravia Hidalgo
Certificado de Publicación


noticias colegio psicopedagogos aula de enlace formacion oposiciones diccionario sinonimos Psicólogos Artículos Psicología Gueb.org Modificación Conducta Autismo Ansiedad Dificultades del Aprendizaje Dislexia Hiperactividad Técnicas de Estudio Educacion Intercultural TDAH Retraso Mental Retraso Escolar Disortografia Dispraxia Disgrafia Disfemia Disartria Disfasia Discalculia Liderazgo Motivación La Pirámide de Maslow ver todos los artículos Portal y Foros del Levante Telefono Linea Directa