Libros Artículos Relacionados Recomendar este artículo Imprimir

Cómo ayudar a las víctimas del maltrato

por Neyla Castillo

Cómo ayudar a las víctimas del maltrato

La mejor manera de ayudar a detener el maltrato del niño/a es:

· Identificando los casos de maltrato.

· Realizando intervenciones en las situaciones detectadas, a través del gabinete o de docentes sensibles y capacitados.

· Derivando y/o denunciando los casos de maltrato a los organismos pertinentes.

     Aquí proponemos algunas líneas de trabajo que la escuela puede desarrollar con los niños y sus familias:

· Realizar tareas de sensibilización y capacitación.

· Realizar talleres reflexivos.

· Desarrollar acciones de difusión y sensibilización entre los niños, las familias y la comunidad acerca de los derechos del niño.

· Articular con la currícula, actividades dirigidas a revisar el problema críticamente.

· Estimular la confianza y la autoestima de los niños/as.

· Para desarrollar con éxito la función preventiva, la escuela como institución debe ser capaz de revisar sus propias actitudes hacia el control de las conductas de los niños y adolescentes.

· Ofrecer a los alumnos el espacio y las oportunidades para experimentar formas no violentas de resolución de los conflictos. Llevar a cabo asambleas, consejos de aula y todo medio que estimule la participación democrática en la vida escolar.

Que hacer cuando un niño dice que ha sido maltratado

     Para actuar con absoluta responsabilidad, seriedad y compromiso es fundamental el inhibir cualquier impulso de intervención antes de recibir asesoramiento por profesionales o docentes capacitados.

· Creer siempre en lo que el niño/a manifiesta

· Contribuir a atenuar el sentimiento de culpabilidad que los menores sienten ante el abuso o maltrato.

· Buscar siempre el asesoramiento de profesionales o docentes capacitados tanto para abordar el tema como para decidir los pasos a seguir.

· Realizar la comunicación del hecho a los organismos pertinentes a la brevedad posible, si esta decisión surgiera del asesoramiento.

Pasos a seguir:

1) Identificación: Las autoridades escolares deben transformarse en participantes activos en la prevención del abuso infantil en cualquiera de sus formas. Es por ello que todos aquellos actores involucrados mas directamente con el cuidado y tutela del niño (docentes comunes y de escuelas especiales, personal de guarderías o jardines de infantes, personal de salud, institutos de rehabilitación para niños con discapacidades físicas, asistentes sociales de organismos oficiales, entre otros) deben recibir capacitación adecuada para cumplir con su obligación de desarrollar tareas de prevención, identificación y comunicación o denuncia del maltrato infantil en cualquiera de sus formas.

     Según lo establece el Artículo 30.-

Derecho a un nivel de vida adecuado.

     Todos los niños y adolescentes tienen derecho a un nivel de vida adecuado que asegure su desarrollo integral. Este derecho comprende, entre otros, el disfrute de:

a) Alimentación nutritiva y balanceada, en calidad y cantidad que satisfaga las normas de la dietética, la higiene y la salud.

b) Vestido apropiado al clima y que proteja la salud.

c) Vivienda digna, segura, higiénica y salubre, con acceso a los servicios públicos esenciales.

Parágrafo Primero: Los padres, representantes o responsables tienen la obligación principal de garantizar, dentro de sus posibilidades y medios económicos, el disfrute pleno y efectivo de este derecho. El Estado, a través de políticas públicas, debe asegurar condiciones que permitan a los padres cumplir con esta responsabilidad, inclusive mediante asistencia material y programas de apoyo directo a los niños, adolescentes y sus familias.


Parágrafo Segundo: Las políticas del Estado dirigidas a crear las condiciones necesarias para lograr el disfrute del derecho a un nivel de vida adecuado, deben atender al contenido y límites del mismo, establecidos expresamente en esta disposición.


Parágrafo Tercero: Los niños y adolescentes que se encuentren disfrutando de este derecho no podrán ser privados de él, ilegal o arbitrariamente.

2) Denuncia o Comunicación: El siguiente paso ante la sospecha o evidencia de un incidente de maltrato es su comunicación o denuncia ante los organismos oficiales pertinentes.

     La misma puede ser verbal o escrita, con o sin patrocinio legal. En el caso de hacer una denuncia escrita, existe una planilla especial, de carácter reservado para presentar ante el Juzgado Penal.

     Los datos con que se contara de aquel que se sospechara que cometió el delito.

3) Evaluación inicial e investigación: Una vez hecha la denuncia o comunicación, la Ley Orgánica de Protección al Niño y al Adolescente  está automáticamente involucrado en su seguimiento.


 Según la L. O. P. N. A., en su Artículo 32.- Derecho a la integridad personal.

     Todos los niños y adolescentes tienen derecho a la integridad personal. Este derecho comprende la integridad física, síquica y moral.


Parágrafo Primero: Los niños y adolescentes no pueden ser sometidos a torturas, ni a otras penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.


Parágrafo Segundo: El Estado, la familia y la sociedad deben proteger a todos los niños y adolescentes contra cualquier forma de explotación, maltrato, torturas, abusos o negligencias que afecten su integridad personal. El Estado debe garantizar programas gratuitos de asistencia y atención integral a los niños y adolescentes que hayan sufrido lesiones a su integridad personal.

Artículo 33.- Derecho a ser protegidos contra abuso y explotación sexual.

     Todos los niños y adolescentes tienen derecho a ser protegidos contra cualquier forma de abuso y explotación sexual. El Estado debe garantizar programas permanentes y gratuitos de asistencia y atención integral a los niños y adolescentes que hayan sido víctimas de abuso o explotación sexual.

     En la misma se deberá consignar mínimamente: Nombre, edad, sexo y dirección de la/el niña/o objeto de maltrato.

.

     De esta manera al tomar conocimiento de los hechos que motivaron la denuncia, podrá ordenar la exclusión del autor del maltrato, de la vivienda donde habita el grupo familiar, prohibiendo el acceso de éste al domicilio del damnificado, como a los lugares de trabajo o estudio y decretar provisoriamente alimentos, tenencia y derecho de comunicación con los hijos.

Barreras a la Denuncia


     Uno de los principales obstáculos para realizar la denuncia son los sentimientos personales del eventual denunciante. Muchos no se quieren " meter en problemas ", otros sencillamente tienen temor de hacer la denuncia y estas barreras se acrecientan si el involucrado como acusador es un conocido, un familiar o un compañero de trabajo. Algunos creen que la denuncia no sirve para nada, o aun más, que esta puede volverse en contra del niño a quien supuestamente se quiere proteger; otros opinan que pueden ayudar más si ellos mismos se acercan al niño y su familia. En muchos casos los propios médicos, enfermeras, asistentes sociales, agentes sanitarios, psicólogos o docentes en general desconocen su obligación legal de realizar la denuncia ante la confirmación o sospecha de maltrato infantil.


     Relacionadas con la misma; problemas con la familia denunciada, que rechaza y desmiente las sospechas; miedo a "inmiscuirse" en la privacidad de una familia e interferir o perjudicar aun más la relación entre padres e hijos; falta de compromiso de la escuela o directamente desaprobación de las autoridades a este tipo de denuncias. Los maestros deben estar más y mejor informados sobre el maltrato infantil en todas sus formas, y las autoridades de los establecimientos escolares, así como la comunidad en su conjunto, deben apoyar a aquellos que denuncian la sospecha del maltrato. Son las autoridades escolares las que deben transformarse en participantes activos en la prevención del abuso infantil en cualquiera de sus formas.

Dónde acudir


     Sólo cuando se  tenga sospecha de que un niño/a está siendo objeto de cualquier tipo de maltrato se debe de actuar y plantear una serie de cuestiones.


     En primer lugar esa sospecha estará fundamentada en algunos indicadores tanto del niño como de las personas responsables de su cuidado.


     Para comunicar la situación de maltrato puedes utilizar tres vías:

· Vía judicial: dirigiéndote a cualquier juzgado, comisaría o al fiscal de menores, donde será preciso la identificación del denunciante

· Vía administrativa: dirigiéndote a los servicios sociales de tu Comunidad Autónoma. También puedes ponerte en contacto con los servicios sociales de tu zona, ellos pueden iniciar la investigación y si lo creen necesario lo comunicarán al Servicio correspondiente de la Comunidad Autónoma.

· Vía asociaciones: en la que puedes reservar tu identidad ya que es la propia asociación la que denuncia el caso a los servicios sociales correspondientes y realiza un seguimiento de la intervención de los organismos públicos con respecto al caso.

Comunicación o denuncia

¿Quiénes pueden realizarla?


     Todos podemos denunciar hasta la sospecha de un maltrato infantil, pero a su vez a quienes están por ley obligados a hacerlo. Puede, aunque no es lo más frecuente, ser la misma víctima quien realice la denuncia, aún siendo menor de 14 años. Puede hacerlo cualquier persona que tuviera conocimiento del hecho. Comunicar el hecho o su sospecha es un acto de colaboración para lograr que se administre justicia, la cual tiene como fin último hacer efectivo un derecho.

     El maltrato a un niño está penalizado por la ley; y el comunicarlo a la autoridades, como decíamos, un derecho para el ciudadano común y una obligación para los empleados públicos en general y maestros, docentes, médicos, enfermeras, asistentes sociales, en particular, por las características de su trabajo.

Según el: Artículo 91.- Deber y derecho de denunciar amenazas y violaciones de los derechos y garantías de los niños y adolescentes.

     Todas las personas tienen derecho de denunciar ante las autoridadescompetentes los casos de amenazas o violaciones a los derechos o garantías de los niños y adolescentes.

     Los trabajadores de los servicios y centros de salud, de las escuelas, planteles e institutos de educación, de las entidades de atención y de las Defensorías del Niño y del Adolescente, tienen el deber de denunciar los casos de amenaza o violación de derechos y garantías de los niños y adolescentes de que tengan conocimiento, mientras prestan tales servicios. Antes de proceder a la denuncia, estas personas deben comunicar toda la información que tengan a su disposición sobre el caso a los padres, representantes o responsables, salvo cuando sean éstos los que amenacen o violen los derechos a la vida, integridad y salud del niño o adolescente. En estos casos, los padres deben ser informados en las cuarenta y ocho horas siguientes a la denuncia.


     Denunciar es solicitar ayuda para proteger al niño o adolescente vulnerado. El denunciante no tiene que probar el maltrato, ni cómo o cuándo sucedió el mismo. El denunciante no tiene por qué investigar; una vez hecha la comunicación, será la justicia quien lo haga.


     En los casos en que el delito fuera cometido por uno de los padres, tutor o guardador la denuncia puede hacerla el padre que no ha atentado contra el hijo, un pariente o cualquier persona que haya tomado conocimiento del episodio.

Riesgos para quien recurre a la justicia

     No existe Ninguno, el denunciante no es parte del eventual juicio penal que surgiera de su comunicación, por lo tanto con la denuncia no contrae ningún compromiso que lo ligue a un posible proceso.


     Solo podrá ser acusado de delito de calumnia si la denuncia fuera hecha con mala fe, o a sabiendas que se está imputando a un inocente.  Si alguien presencia o se entera de un eventual maltrato o presume que existen razones para pensar que el mismo ha sido cometido, puede o debe según el caso denunciarlo. Aún, si luego de las investigaciones se concluye que el maltrato no existió, el denunciante no ha incurrido en el delito de calumnia, dado que el mismo actuó de buena fe.
Para hacer efectiva una denuncia, la Ley sólo requiere la "sospecha razonable" que se ha producido el maltrato o abuso. Ocultar un hecho y en especial el maltrato a niños, implica encubrir un daño irreversible o una posible muerte.

     El Código procesal Penal establece las atribuciones y obligaciones que tienen los jueces, el Ministerio Fiscal y los funcionarios de la policía o de las fuerzas de seguridad cuando reciben una denuncia. Si estos no realizan las diligencias que les impone la Ley pueden ser acusados de violar los deberes de funcionario público. El mismo Código dispone sanciones a los funcionarios de la policía que violen las disposiciones legales u omitan o retarden la ejecución de un acto propio de sus funciones.

Donde denunciar

     Existen varias vías hacia donde podemos canalizar una denuncia. En todos ellos debería haber personal capacitado para recepcionar este tipo de denuncias. Puede recurrirse a:

· Juez de Paz.

· Asesoría de Menores.

· Comisarías.

· Fiscalía.

· Juez civil de turno.

· Asociación contra la violencia familiar.

· Los Consejos de Derechos del Niño y del Adolescente.

· Los Consejos de Protección del Niño y del Adolescente.

· Las entidades de atención.

· La Defensoría del Niño y del Adolescente.

· El Instituto Nacional del Menor.

     En cada uno de estos organismos hay  personal capacitado para recepcionar este tipo de denuncias. Luego de formalizada la misma y dependiendo del organismo que lo haga, se debe dar participación a asesoría del menor o inclusive a la justicia penal si se tratara de un delito como abuso sexual, violación o maltrato con lesiones graves. Todo lo anterior se realizará sin perjuicio de llevar adelante en lo inmediato otras acciones con el objeto de proteger y amparar al niño/a.

Pasos que el Estado toma luego de efectivizada la denuncia

     Una vez hecha la denuncia o comunicación, el Juzgado Penal está automáticamente involucrado en su seguimiento.

     De la misma manera en que el Juez requerirá un diagnóstico de la familia. , tomara los conocimientos de los hechos que motivan la denuncia, podrá ordenar la exclusión del autor del maltrato, de la vivienda donde habita el grupo familiar, prohibiendo el acceso de este al hogar del damnificado, como a otros lugares de trabajo o estudio y decretar provisoriamente alimentos, tenencia y derecho de comunicación con los hijos.


     Según el
Artículo 126.- Tipos.

     Una vez comprobada la amenaza o violación a que se refiere el artículo anterior, la autoridad competente puede aplicar las siguientes medidas de protección:

a. Inclusión del niño o adolescente y su familia, en forma conjunta o separada, según el caso, en uno o varios de los programas a que se refiere el artículo 124 de esta Ley.

b. Orden de matrícula obligatoria o permanencia, según sea el caso, en escuelas, planteles o institutos de educación.

c. Cuidado en el propio hogar del niño o adolescente, orientando y apoyando a los padres, representantes o responsables en el cumplimiento de sus obligaciones, conjuntamente con el seguimiento temporal de la familia y del niño o adolescente, a través de un programa.

d. Declaración de los padres, representantes o responsables, según sea el caso, reconociendo responsabilidad en relación al niño o adolescente.

e. orden de tratamiento médico, psicológico o psiquiátrico, ambulatorio o en régimen de internación en centro de salud, al niño o al adolescente que así lo requiera o a sus padres o representantes, en forma individual o conjunta, según sea el caso.

f. Intimación a los padres, representantes, responsables o funcionarios de identificación a objeto de que procesen y regularicen, con estipulación de un plazo para ello, la falta de presentación e inscripción ante el Registro del Estado Civil o las ausencias o deficiencias que presenten los documentos de identidad de niños y adolescentes, según sea el caso.

g. Separación de la persona que maltrate a un niño o adolescente de su entorno.

h. Abrigo.

i. Colocación familiar o en entidad de atención.

j. Adopción.

     Independientemente del organismo oficial donde se realice la comunicación (Juez de Paz, destacamentos policiales, asesoría de menores, fiscalía o juzgado de turno) los dos pasos siguientes a determinar son:

· Evaluar si la denuncia de maltrato contiene la información mínima requerida por el organismo oficial para considerarla como tal.

· Definir el tipo y urgencia de la respuesta oficial, teniendo en cuenta el análisis de la información obtenida y el riesgo de daño para el niño. En caso que se presumiera un riesgo inminente la respuesta oficial puede ser inmediata o en un plazo menor a las 24 horas.






Artículos Relacionados:
Prevención al maltrato infantil

¿Tienes una página web? Puedes poner un enlace a este artículo:

http://www.psicopedagogia.com/ayuda-victimas-maltrato

Autor: Neyla Castillo
Certificado de Publicación


noticias colegio psicopedagogos aula de enlace formacion oposiciones diccionario sinonimos Psicólogos Artículos Psicología Gueb.org Modificación Conducta Autismo Ansiedad Dificultades del Aprendizaje Dislexia Hiperactividad Técnicas de Estudio Educacion Intercultural TDAH Retraso Mental Retraso Escolar Disortografia Dispraxia Disgrafia Disfemia Disartria Disfasia Discalculia Liderazgo Motivación La Pirámide de Maslow ver todos los artículos Portal y Foros del Levante Telefono Linea Directa