Libros Artículos Relacionados Recomendar este artículo Imprimir

Estimulación temprana


ESTIMULACION TEMPRANA

La estimulación temprana es necesaria para el buen desarrollo cerebral del recién nacido.
La naturaleza e importancia de la estimulación temprana se pueden ilustrar por analogía con la alimentación.


Alimentación y desarrollo físico
Para que el bebé no se muera de hambre, su mamá le alimenta regularmente desde el primer día. Sabe cuántas veces necesita comer y se asegura de que toma el mejor alimento posible.


No tiene la menor duda de que es así cuando le puede dar su propia leche. Si no es posible, se basa en el conocimiento de los expertos para dar a su bebé las proteínas, las grasas, los hidratos de carbono, las vitaminas y los minerales que necesita.


Calcula con esmero la cantidad, la densidad y la temperatura de lo que pone en el biberón. Sabe que es importante para que el bebé sacie su apetito y tome los nutrientes necesarios. El resultado confirma que le está criando muy bien pues crece sano y fuerte, lleno de energía y feliz. Sin duda alcanzará un desarrollo físico excelente.

Estimulación temprana y desarrollo cerebral
La estimulación temprana es tan indispensable para el desarrollo neurológico de los bebés como lo es el alimento para su desarrollo físico.


El crecimiento del cerebro depende de los estímulos que recibe. Las capacidades no se van adquiriendo simplemente con el paso del tiempo. El cerebro necesita recibir información para desarrollar la inteligencia que le permita ir aprendiendo a sobrevivir en un mundo totalmente desconocido para él.


Los bebés necesitan recibir estímulos todos los días desde el nacimiento lo mismo que comen desde el primer día. Comiendo varias veces al día, sacian su apetito, pero nunca se hartan de recibir estímulos. Su cerebro los ansía día y noche.


Si los estímulos son escasos, irregulares o de pobre calidad, el cerebro se queda famélico y desarrolla sus capacidades tarde y mal. Por el contrario, la estimulación temprana, abundante, sistemática y de calidad garantiza un ritmo vivo en el proceso de adquisición de niveles cerebrales superiores y el logro de un buen nivel intelectual.


La estimulación temprana de los niños es más eficaz porque entonces su cerebro tiene mayor plasticidad, es decir, es más moldeable. Por eso se establecen conexiones entre las neuronas con más facilidad, rapidez y eficacia.


La falta de estimulación temprana o las deficiencias de la estimulación en el primer año de vida pueden dejar lagunas importantes en la inteligencia global de los niños. La gran mayoría de las familias corren ese riesgo pues los padres, aunque sean conscientes de la trascendencia de la estimulación temprana, suelen ignorar aspectos esenciales de la estimulación.


Requisitos de una buena estimulación
La estimulación temprana no basta; además, la estimulación tiene que ser


Sistemática. Es decir, regulada por un plan que se realice a diario sin subordinarlo a ninguna clase de circunstancias: euforia o desgana, bienestar o malestar, vacaciones o trabajo intenso. Ninguna de esas variables inciden para nada en la alimentación del bebé. Come siempre con regularidad, el mejor alimento y en el momento más oportuno. Su estómago lo exige y lo consigue. El cerebro es mucho más exigente y necesita que alguien se cuide de él con el mismo esmero.


Abundante. El cerebro es tan glotón que nunca se sacia. No hay peligro de empacharle. Es conveniente contar con un plan inteligente de estimulación que tenga en cuenta la importancia de los intervalos entre sesión y sesión. Pero, si alguien no los respeta, no pasa nada. Cuando las vías nerviosas están saturadas, simplemente no procesan los estímulos. Pero, si las dejamos ociosas, el cerebro languidece; es como si dejara de fluir la savia en un vegetal.


Para seguir con la analogía de la alimentación, el cerebro tiene cinco estómagos. Si se suministra a todos ellos un buen menú alternativamente, es seguro que nunca se hallarán repletos. Sus nombres corresponden a las áreas visual, auditiva, táctil, olfativa y gustativa. Todas ellas necesitan que los padres las cultiven desde el nacimiento o aun antes con mimo y destreza.


El área visual no admite más que estímulos de luz en contraste con la oscuridad durante algún tiempo. Ese período será tanto más breve cuanto mayor sea la cantidad de los estímulos que reciba. Después, podrá asimilar información sobre los colores y las formas, y, poco a poco, será capaz de explorar y comprender por medio de los ojos y de sus neuronas un mundo maravilloso tras otro. La cima de su capacidad será la fácil comprensión de uno o varios lenguajes escritos.


El área auditiva es la más difícil de capacitar. El océano de ruidos y sonidos no significativos en el que estamos inmersos en todo momento no deja que las voces y los sonidos relevantes lleguen nítidos a los oídos e impide que lleven al cerebro mensajes claros.
Por eso es importante una estimulación temprana del área auditiva, con unos objetivos bien definidos. Éstos se consiguen si se aplica un programa sistemático de estímulos abundantes que, básicamente, consisten en


· sonidos fuertes para desarrollar la percepción vital de ruidos que pudieran significar una amenaza contra la integridad personal,


· el sonido de la voz humana escuchado durante el sueño y en las horas de vigilia para un desarrollo adecuado de la capacidad para comprender una o varias lenguas


· y la música para el desarrollo del oído musical.


De forma análoga conviene estimular las demás áreas sensoriales, especialmente la táctil, pronto, a diario, con estímulos abundantes.







Artículos Relacionados:
Estimulación temprana
Estimulación temprana del bebe

¿Tienes una página web? Puedes poner un enlace a este artículo:

http://www.psicopedagogia.com/articulos/?articulo=667



noticias colegio psicopedagogos aula de enlace formacion oposiciones psicologos diccionario sinonimos gueb fotografo chicosygrandes Psicólogos Artículos Psicología Gueb.org Modificación Conducta Autismo Ansiedad Dificultades del Aprendizaje Dislexia Hiperactividad Técnicas de Estudio Educacion Intercultural TDAH Retraso Mental Retraso Escolar Disortografia Dispraxia Disgrafia Disfemia Disartria Disfasia Discalculia Liderazgo Motivación La Pirámide de Maslow ver todos los artículos Portal y Foros del Levante Telefono Linea Directa