Libros Artículos Relacionados Recomendar este artículo Imprimir

Intervencion de las dificultades del lenguaje oral


DIFICULTADES DE LENGUAJE ORAL: ORIENTACIONES PARA LA INTERVENCION EN EL AULA

1.Hacia una clasificación funcional de las dificultades del lenguaje oral: tipos, descripción y etiología.

Entendemos por “dificultades de lenguaje oral” cualquier deficiencia sistemática que interfiera o dificulte la capacidad de comunicación verbal de un sujeto con las personas de su entorno.

Alfonso e Ibáñez(1987) esbozan un primer marco global de las patologías infantiles en las que el lenguaje puede estar afectado:

- En las deficiencias mentales la adquisición y desarrollo del lenguaje, además de hipolalia (pobreza del lenguaje), muestra un retraso que afecta tanto a la expresión como la compresión.

- En las hipoacusias los problemas son de tipo oral.

-En las cegueras, las alteraciones se presentan en el ámbito receptivo y expresivo en la escritura.

-En al parálisis cerebral suelen estar afectadas las funciones bucolinguales.

No disponemos de una clasificación satisfactoria de los trastornos del lenguaje oral. Cualquier clasificación resulta arbitraria.

Una primera aproximación clasificatoria, teniendo en cuenta las aportaciones de distintos autores de las alteraciones en la comunicación, el lenguaje y el habla es la siguiente:

NIVELES

TRASTORNOS

(1)Problemas en el ámbito

comunicativo

Graves problemas de comunicación:

autismo

psicosis

retraso mental severo

Mutismo selectivo/ electivo

(2)Problemas en el ámbito del lenguaje

Retraso leve del lenguaje

Retraso moderado del lenguaje(disfasias)

Retraso grave del lenguaje (afasia)

(3)Problemas en el ámbito del habla

Dislalias

Disglosias

Disartias

Disfemias

(4)Problemas de la voz

Disfonias/ afonías

1.1. Las alteraciones de la voz.

Cualquier alteración laríngea ocasiona trastornos en la emisión de la voz. Muchas veces por excesos o defectos de sus emisiones, la etiología de estos trastornos es múltiple(bronquitis crónica, asma, vegetaciones, accidentes, pólipos, nódulos, inflamaciones, etc.)

1.2. Las alteraciones en la articulación.

Entendemos por articulación “el acto de colocar correctamente los órganos articulatorios en posición adecuada para producir fonemas específicos”. La realización acústica de sonidos la denominamos sonidos.

Denominamos alteraciones de la articulación fonemática a la producción incorrecta de uno o varios sonidos combinados. Alrededor de los 6 años los niños suelen alcanzar su corrección articulatoria, pero antes o después pueden aparecer alteraciones en el punto de articulación.

Las alteraciones son perturbaciones en la producción de las unidades fonéticas que componen el habla.

1.2.1. Las dislalias: tipos y causas.

Son anomalías del habla mas frecuente en la edad escolar, sobre todo en los alumnos de Ed.Infantil y los del primer ciclo de Primaria.

Se trata de alteraciones en la articulación de los fonemas, coaccionadas por una dificultad para pronunciar de forman correcta determinados fonemas o grupos de fonemas de la lengua.

Este trastorno puede afectar a cualquier vocal o consonante, aunque la mayor incidencia del problema puede observarse en ciertos sonidos que requieren de una mayor habilidad en su producción por exigir movimientos más precisos.

Según le fonema afectado, las dislalias reciben denominaciones diferentes. De esta forma, la articulación defectuosa del fonema /r/ recibe el nombre de rotacismo; la del fonema /d/ deltacismo; la del fonema /s /: sigmatismo.

Vamos a diferenciar cuatro tipos de dislalia, atendiendo a su etiología:

a) Dislalia evolutiva o fisiológica

Existe una fase en el desarrollo del lenguaje en la que el niño no articula o distorsiona algunos fonemas de su lengua como consecuencia de un inadecuado desarrollo del aparto fonoarticulador: estos errores reciben nombre de dislalias evolutivas. Normalmente desaparecen con el tiempo.

b) Dislalia audiógena

Los niños que no oyen bien tenderán a cometer errores en su pronunciación, produciéndose un articulatorio denominado dislalia audiógena.

Las conductas de atención y escucha son necesarias para una buena discriminación auditiva.

c) Dislalia orgánica o disglosia

Las alteraciones de la articulación fonemática producidas por lesiones o malformaciones de los órganos periféricos del habla se denominan desglosas o dislalias orgánicas.

d) Dislalia funcional

Consiste en una alteración fonemática producida por una mala utilización sin que pueda advertirse causa orgánica alguna.

Son diversas las causas que pueden generar disglosias. En todas ellas se constatan lesiones o malformaciones de los órganos que interviene en al articulación del lenguaje. Según el órgano afectado podemos hablar de los siguientes tipos: labiales, linguales, mandibulares, dentales, palatales y velares.

1.2.3. Las disartrias: tipos y causas.

La disartria es una alteración de la articulación propia de lesiones en el sistema nervioso central, así como de enfermedades de los nervios o de los músculos de la lengua, faringe y laringe, responsables del habla.

La anartria seria el caso mas extremo y grave de la disartria. Los sujetos están imposibilitados para articular correctamente los fonemas de las plagares, por una insuficiencia neuromuscular.

En función de las lesiones producidas en el SNC podemos diferenciar distintos tipos de disartrias:

- Disartria flácida: localizada en al neurona motriz inferior.

- Disartria espástica: localizada en al neurona motriz superior.

- Disartria atáxica: localizada en el cerebelo

- Disartria hipocinética: localizada en el sistema extrapiramidal

1.3. Las alteraciones en la fluidez verbal: la disfemia o tartamudez.

Es una alteración del ritmo del habla y de la comunicación caracterizada por una serie de repeticiones o bloqueos espasmódicos durante la emisión del discurso.

La sintomalogía de este trastorno es muy abundante, por lo que difícilmente pueden determinarse dos tartamudos casi extremadamente iguales.

Los principales factores desencadenantes de la tartamudez son lo siguientes:

- Herencia

- Zurdería

- Trastornos lingüísticos

- Trastornos psicológicos: influencia de variables exógenas.

1.4.Las alteraciones del lenguaje.

La patología del lenguaje diferencia con claridad los trastornos afásicos propiamente dichos de los trastornos articulatorios debidos a lesiones del aparato bulbar eferente, a lesiones el aparato articulatorio o a defectos auditivos periféricos.

Son muchos los autores que engloban estas perturbaciones bajo la denominación de trastornos “específicos” del desarrollo del lenguaje.

Los diferentes grados de afectación del lenguaje los analizaremos, por razones didácticas, en un continuo(retardo simple del lenguaje- disfasia- afasia) donde las denominaciones ofrecidas han de entenderse con un carácter mas orientador que definitorio.

1.4.1. Retardo simple del lenguaje (RSL) y causas.

Aquí se englobarían aquellos sujetos que, sin una causa patológica evidente, manifiestan un lenguaje cuya comprensión y expresión verbal es inferior a la de otros sujetos de su misma edad cronológica.

Las características que presentan estos niños serian:

1. A nivel fonológico, estos niños presentan una tendencia a la reducción del sistema fonológico.

2. A nivel morfosintáctico, podría hablarse de un nivel de normalidad evidente en su s emisiones.

3. A nivel semántico, su comprensión parece normal, aunque es ligeramente mas escasa que en los niños de su edad.

4. En el ámbito pragmático, el lenguaje es útil y funcional no observándose distorsiones ni dificultades especiales.

Las causas que pueden originar dicho trastorno son:

- variables del entorno familiar

- variables socioculturales

- nivel sociocultural bajo

- factores hereditarios

- etc.

1.4.2. Retardo moderado del lenguaje (disfasias) : sintomatología.

Según Launay se trata de un trastorno global de la expresión, conclusiones automáticas, vocabulario pobre, palabras simples y frases cortas. En el nivel morfosintáctico hay dificultades evidentes. El uso de los plurales esta omitido, así como el de los nexos.

En el nivel semántico se observa un vocabulario reducido e impreciso que dificulta las funciones pragmáticas del lenguaje.

1.4.3. Retardo grave del leguaje (afasia): causas y tipos.

Suele diferenciarse en:

1. Afasia congénita: referida a la no aparición del lenguaje en niños que, a priori, no presentan otros síndromes. Se distinguen tres tipos de lesiones:

- prenatales (malformaciones craneales, anomalías cromosomicas, cretinismo...)

- perinatales (anoxia)

- postnatales (traumatismo, encefalitis...)

2. Afasia adquirida o infantil: es aquella que tiene lugar una vez que el lenguaje ya ha sido adquirido total o parcialmente.

Independientemente de esta clasificación inicial recogemos la clasificación más tradicional, teniendo en cuenta las áreas del lenguaje mas afectado:

a) Afasia sensorial o receptiva: la lesión se localiza en la zona de Wernicke. Los sujetos que la padecen no comprenden el significado de las palabras aunque pueden hablar sin dificultad.

b) Afasia motora o expresiva: la lesión se sitúa en la zona de Broca. En este caso, el sujeto comprende el significado de las palabras pero no puede expresarse.

c) Afasia mixta: se trata de una lesión más amplia que afecta tanto a las áreas motoras como receptivas del lenguaje.

2. Evaluación de dificultades del lenguaje oral.

La investigación sobre el desarrollo del lenguaje, ha señalado las adquisiciones más signiticativas que los niños realizan en los primeros años de su vida. Tenemos que apoyarnos para obtener datos valiosos que nos permitan acercarnos al conocimiento de conducta verbal. Este conocimiento es relevante por dos motivos fundamentales:

1)Nos permite conocer qué elementos lingüístios se adquieren en cada una de las etapas de desarrollo infantil.

2)Nos permite determinar el nivel evolutivo de un niño, describiendo su conducta lingüística, y comparándola con la secuencia evolutiva.

Entendemos la evaluación del lenguaje como un proceso de toma de decisiones, que requiere adaptaciones cohesionadas de diversos profesionales, por sus dificultades intrínsecas, y sus implicaciones educativas.

Entender la evaluación como un proceso, supone admitir que evaluación e intervención son constructos interactivos.

Como proceso inseparable de la intervención, la evaluación tendría tres niveles fundamentales:

a) La detección del problema lingüístico inicial.

b) La valoración diagnosticada del mismo según el contexto.

c) Las necesarias recomendaciones para la intervención.

En este proceso tendremos necesariamente que recurrir a otra fuente de información imprescindible: 1) la familia, 2) los test estandarizados y procedimientos no estandarizados, 3) la observación sistemática en el centro escolar.

2.1. Valoración de las alteraciones vocales.

Es necesario un estudio foniátrico, el cual no excluye una valoración funcional que nos informe de algunos aspectos funcionales:

- Aspecto motor: existencia o no de esfuerzo laringeo...

- Respiración: tipo de capacidad...

- Fonación: Tono y timbre...

2.2. Valoración de las alteraciones articulatorias.

En esta evaluación, es indispensable cerciorarse sobre la posible existencia de malformaciones orgánicas, lesiones en el SNC, o incordinación de los órganos articulatorios, para establecer las diferencias entre disglosias, disartrias y dislalias respectivamente.

Las dificultades articulatorias en el nivel fonético que presentan los niños, pueden ordenarse entorno a cinco tipos de redes:

a) Sustitución: ante la dificultad de articular un sonido determinado, el niño le sustituye por otro más asequible.

b) Omisión: consiste en la omisión del fonema o sílaba que el sujeto no sabe pronunciar.

c) Inserción o adición: consiste en introducir o articular una palabra, un sonido vocálico insistente en dicha palabra, que le sirve de muletilla para intentar salvar la dificultad que representa su producción.

d) Distorsión: puede definirse los sonidos distorsionados aproximados y definidos, como aquellos que nos derivan de una sustitución definida, y cuya incorrección se debe, por el contrario a una mutilación, falta de claridad, o un descuido que origina un sonido completo.

e) Inversión: error que se produce cuando el sujeto cambia el orden de los sonidos de una palabra.

2.3. Valoración de la tartamudez o disfemia.

Evaluar la frecuencia de un habla tartamuda resulta especialmente relevante a la hora de valorar los resultados de una determinada intervención.

Para admitir el trastorno en la fluidez verbal del sujeto, hemos de constatar algunos síntomas imprescindibles:

- Esfuerzo durante la articulación fonemática.

- Tensión articulatoria y bloqueos espasmódicos o interrupciones más o menos bruscas.

La tartamudez requiere una evaluación diagnóstica inicial en la que el sujeto explorado manifiesta sus producciones lingüísticas en las diferentes situaciones en las que el habla de las personas puede producirse. Serán objeto de evaluación:

- Las manifestaciones lingüísticas.

·Aspectos fonológicos y morfosintácticos.

·Aspectos léxico-semánticos.

·Aspectos fonéticos y prosódicos.

·Aspectos pragmáticos.

- El componente psicofisiológico:

·Respiración.

·Tensión muscular.

·Sinfinesias corporales

- La estimación personal de influencias ambientales:

·Importancia en la fluidez verbal para el sujeto.

·Valoración personal de la tartamudez.

·Valoración social de la tartamudez.

2.4. Valoración del retraso del lenguaje.

Los objetivos fundamentales en la valoración del retraso del lenguaje son:

- Determinar la presencia o no de afasias.

- Determinar la severidad y tipo de retardo.

- Valorar su alcance en los diferentes aspectos del lenguaje.

Todas las pruebas para el examen de las afasias estudian la expresión espontánea de los sujetos en los distintos aspectos del lenguaje.

Los niños con retardo del lenguaje no suelen manifestar con exclusividad alteración fonéticas o morfosintácticas, sino que aquellas forman parte de un conjunto más amplio de alteraciones en las que puede aparecer dificultades entre los componentes del sistema lingüístico: fonológico, morfosintáctico, semántico y pragmático.

3. Intervención en las dificultades del lenguaje oral.

3.1. Intervención en las alteraciones vocales.

Las orientaciones para la intervención en las alteraciones vocales son:

- Evitar situaciones de ruidos y gritos.

- Hablar despacio, claro y sin gritar.

- Usar los aparatos de radio con intensidad normal.

- Evitar bebidas frías.

- Conseguir trabajar en clase con un nivel aceptable de ruido.

- No cortar el ambiente ruidoso con gritos.

- Acostumbrar a hablar en voz alta sin tener que gritar.

- Tareas de relajación.

- Actividades de respiración.

- Tareas de fonación.

3.2. Intervención en las alteraciones articulatorias.

La intervención de las dislalias funcionales pueden ser planificadas atendiendo a dos tipos de estrategias:

A) Intervención indirecta, dirigida al desarrollo de habilidades bucolingüales, de discriminación auditiva y de respiración.

B) Intervención directa, encaminada a enseñar a los niños la correcta articulación de todos los sonidos, así como la integración en su lenguaje espontáneo o conversacional.

3.3. Intervención en las disfemia.

Su intervención se abordará desde una perspectiva multidimensional, según la diversidad de factores que generen dichos trastornos.

Atención preventiva sobre el tartamudeo:

- Atención temprana del problema.

- Evitar burlas y riñas por su habla.

- Evitar que el sujeto tome conciencia de su habla.

- Alejarse de actitudes sobreprotectoras.

- Intentar reducir su situación y reusar las intervenciones.

- Eludir cualquier presión sobre el habla.

3.4. Intervención en los retrasos del lenguaje.

Como respuesta educativa adecuada en los casos de retraso leve o simple del lenguaje, la más eficaz, al tratarse de niños de riesgo, sería diseñar programas preventivos de estimulación lingüística.

Un modelo de intervención integrado en tres niveles según las mayores o menores dificultades lingüísticas que presentan los niños es:

NIVEL 1: Estimulación reforzada, que consiste en presentar los estímulos comunicativos y verbales, naturales en un contexto facilitado.

NIVEL 2: reestructuración del lenguaje modificando aquellos aspectos de la comunicación y del lenguaje con el fin de facilitar el desarrollo de este.

NIVEL 3: Introducción de un sistema alternativo de comunicación cuando la comunicación verbal no sea posible.

Autor: José Luis Cózar Mata. Psicopedagogía. Universidad de Granada.






Artículos Relacionados:
Transtornos del lenguaje
Disartria
Disfemia
Disfasia

¿Tienes una página web? Puedes poner un enlace a este artículo:

http://www.psicopedagogia.com/articulos/?articulo=395



noticias colegio psicopedagogos aula de enlace formacion oposiciones diccionario sinonimos Psicólogos Artículos Psicología Gueb.org Modificación Conducta Autismo Ansiedad Dificultades del Aprendizaje Dislexia Hiperactividad Técnicas de Estudio Educacion Intercultural TDAH Retraso Mental Retraso Escolar Disortografia Dispraxia Disgrafia Disfemia Disartria Disfasia Discalculia Liderazgo Motivación La Pirámide de Maslow ver todos los artículos Portal y Foros del Levante Telefono Linea Directa

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar