Libros Artículos Relacionados Recomendar este artículo Imprimir

Educación de Alumnos: Desarrollo de Autoestima Positiva


Título:

HACIA EL DESARROLLO DE UNA AUTOESTIMA POSITIVA EN LA EDUCACIÓN DE ADULTOS

Practicum de 1º de Psicopedagogía. ( Universidad de Cádiz ).

Alumnos que han realizado este proyecto:

Mª del Carmen Alcedo Cordón.

Meritxell Conesa Conesa

José Miguel Morales González.

PARTE TEÓRICA

1. INTRODUCCIÓN

2. JUSTIFICACIÓN DEL PROYECTO

3. ESTADO DE LA CUESTIÓN Y MARCO TEÓRICO

3.1. Estado de la cuestión

3.2. Marco teórico

3.2.1. Actitudes de las personas adultas

4. OBJETIVOS

PARTE PRÁCTICA-CONTEXTUAL

5. ANÁLISIS DEL CONTEXTO

6. METODOLOGÍA

7. PROGRAMA PARA LA MEJORA DE LA AUTOESTIMA

8. TÉCNICAS E INSTRUMENTOS DE RECOGIDA DE INFORMACIÓN

9. ANÁLISIS DE LOS DATOS

10. TEMPORALIZACIÓN

11. OBTENCIÓN Y COMUNICACIÓN DE CONCLUSIONES

12. BIBLIOGRAFÍA

13. EL PROCESO DE INVESTIGACIÓN

1.

INTRODUCCIÓN


“ ¡Oh, rabia !, ¡ Oh desesperación!, ¡ Oh vejez enemiga !”( Corneille, Pierre )

Para muchas personas, la vejez no sólo significa una evidente transformación física, sino episodios continuos de enfermedad, soledad, tristeza, miedo a la muerte, temor al ridículo, dependencia, falta de libertad, pérdida de autonomía personal. No obstante, otros hombres y mujeres analizan ese periodo de la vida como una etapa activa e ilusionante.

Juana Ginzo, a quien se le recuerda por haber puesto su voz a numerosas radionovelas españolas, nos enfatiza en su libro “ Con un montón de años: La pasión de vivir “, que se deben vencer los miedos y las frustraciones a través del dominio, la madurez y la seguridad.

En esa misma línea se manifiesta Luis Álvarez Rodríguez, presidente de la Asociación Grupo de Mayores de Telefónica. Para este ingeniero de telecomunicaciones jubilado, los mayores tienen tiempo y libertad para disfrutar. La vejez es una continuación del aprendizaje de vivir, en el que la ilusión no depende del calendario ni de la fecha del nacimiento que figura en el documento de identidad y sí de unas permanentes ganas de hacer y conseguir cosas.

Lo cierto es que, reflexiones aparte, que al pensar hacer este trabajo, tuvimos presentes la edad y las circunstancias en que se movía el grupo de mujeres al que lo íbamos a dirigir, por eso justificamos nuestro proyecto planteando el tema de la autoestima según sus características.

Se trataba de mujeres que habían pasado por dificultades a lo largo de su vida, y no habían podido realizar unos estudios básicos por lo que veíamos necesario preparar para ellas un programa más centrado en algún aspecto afectivo que otra cosa.

Buscamos la bibliografía existente a nivel general, a fin de poder centrarnos en el asunto y aprender nosotros también el auténtico concepto de autoestima y la importancia que tiene en nuestra vida a través de autores especialistas en el tema.

Las dificultades que tuvimos para encontrar algún estudio realizado sobre el tema y dirigido a esta edad, aparece reflejado en el estado de la cuestión, y en cuanto al marco teórico, nos pareció interesante reseñar los factores que contribuyen a que nos formemos una autoimagen negativa y el medio de corregirlos.

También vimos como algo interesante y necesario de reseñar, las actitudes de las personas adultas ante el aprendizaje de acuerdo con la etapa evolutiva que están viviendo, pero también hacer en este sentido unas reflexiones optimistas sobre la vejez.

Conocer todo esto iba a hacer posible que pudiéramos plantearnos unos objetivos realistas acerca de potenciar, estimular, facilitar y desarrollar las facultades afectivas de estas personas, con todo lo que ello conlleva, el que se valoren, se sientan útiles, actúen de forma independiente y puedan comunicarse de manera efectiva con los demás; y cuya consecución dará lugar a unos frutos que harán que se sientan más capaces y útiles.

Pero todo esto habrá que llevarlo a cabo en un contexto cuyo análisis realizamos ya en la parte práctica, señalando el barrio, perfil de las alumnas y del centro, según los cuales debemos llevar a cabo un tipo de metodología, pareciéndonos la más adecuada en este sentido la constructivista-cualitativa, ya que lo que pretendemos es introducirnos en ese contexto, mantener un contacto directo en interacción con las alumnas, comprendiendo esa realidad en la que viven y llevar a cabo el programa de desarrollo de la autoestima a través de una serie de actividades que posteriormente permitan una pauta de actuación en su vida diaria, actividades que, dado que son mujeres neolectoras, tendrán más bien carácter oral y que no les exigirán esfuerzos de comprensión oral y/o escrita.

Señalamos las actividades únicamente, porque hasta no llevarlas a la práctica en el aula, no sabemos las dificultades que puedan presentar, pero además, hemos programado unas sesiones con unos objetivos específicos, que esperamos puedan ser logrados.

Las técnicas e instrumentos de recogida de información tienen que ver con esas características de tratarse de personas mayores y neolectoras, y el análisis de los mismos se realizará de forma interactiva entre todos, incluidas nuestras profesoras tutoras del Practicum.

Hemos pensado llevar a cabo el programa durante cuatro meses, viendo a las alumnas durante hora y media semanal; y dedicar un mes a estudiar la información recogida y sacar las conclusiones. El programa de todas formas estará abierto en todo momento a modificar todo aquello que veamos que no resulte viable y dependiendo de las necesidades detectadas.

2. JUSTIFICACIÓN DEL PROYECTO



Considerando que nuestro proyecto iba a ser desarrollado en un Centro de Adultos, nos pareció muy adecuado trabajar sobre algún tema de habilidades sociales. Al introducirnos en el contexto específico y habiendo observado las características de nuestras alumnas ( intereses, entorno social y familiar, edad, forma de vida, formación cultural,... ) creemos que es necesario como complemento a su educación básica, centrarnos en la educación de los sentimientos, que tal y como señala Enrique Rojas, forma parte de la educación general de la persona que quiere gobernar su vida afectiva de forma estable. Según este autor, las dos funciones psíquicas principales en el comportamiento humano son la inteligencia y la afectividad, y según predomine la una o la otra, se derivarán dos tipologías humanas: el individuo cerebral por un lado, y el hombre esencialmente afectivo por otro; entre ambos se encuentran estilos y formas de ser intermedios.

Todas las funciones psíquicas tales como la percepción, pensamientos, lenguaje, actividad e incluso memoria, se encuentran supeditadas a su vez por estas vertientes.

Resulta complicado presentar en este trabajo una definición de afectividad puesto que se trata de un término muy complejo ya que podemos considerarla como algo personal y subjetivo, en la que cada persona es la protagonista de su propia afectividad, que le dejará una huella cuya intensidad dependerá de sus propias vivencias y percepciones.

La afectividad se va desarrollando de un modo evolutivo a lo largo de toda nuestra vida, aunque este desarrollo no se produzca siempre de la misma manera: unas veces lo hará de forma brusca y otras de forma mucho más pausada o paulatina.

Por todo ello, consideramos que un tema muy interesante para centrar nuestro proyecto de trabajo podría ser situarnos dentro del tema de la autoestima, ya que nos parece crucial dentro del ámbito de las personas adultas, sobre todo por la escasa importancia que parece tener en nuestra sociedad: una elevada autoestima, vinculada a un concepto positivo de sí mismo, potenciará la capacidad de la persona para desarrollar sus habilidades sociales y aumentará el nivel de seguridad personal.

Estos aspectos nos parecen fundamentales si consideramos a la autoestima como la percepción valorativa del propio ser, de la propia manera de ser, de quién soy yo, del conjunto de rasgos corporales, mentales y espirituales que configuran la propia personalidad. Todo ello sin olvidar que la autoestima se aprende, fluctúa y se puede mejorar.

La autoestima es importante porque nuestra manera de percibirnos y valorarnos moldea nuestras vidas: debemos sentirnos conformes con nosotros mismos, valorarnos positivamente y querernos de manera incondicional. La autoestima es esencial para la supervivencia psicológica ya que sin ella se produce una distorsión del pensamiento ( desconfianza en nosotros mismos y hacia el medio que nos rodea, acuciante sentimiento de culpabilidad, atención selectiva de lo negativo, uso de términos peyorativos para la propia autodescripción, sentimiento de soledad, autocrítica desproporcionada, hipersensibilidad a las críticas e indecisión crónica ).

Sin embargo, tal y como nos dice Nathaniel Branden, no existe una definición que cuente con el consenso general. Otra dificultad añadida a la no existencia de una definición clara y definida de lo que es la autoestima, es intentar establecer qué es lo que este término significa para cada persona. Por todo ello nos parece muy interesante hacer mención a distintas definiciones sobre lo que es la autoestima:

“ La autoestima es el aprecio, la consideración y la valoración que nos otorgamos a nosotros mismos “ ( Amador, página 3 ).

“ La autoestima es una evaluación de mi mente, mi conciencia y, en un sentido profundo, de mi persona” ( Branden,1997; página 20 ).

La autoestima es aquello que nos impulsa hacia la libertad, analizando objetivamente nuestras creencias básicas, modificando paso a paso las más negativas y escapando así de una prisión autoimpuesta hacia una vida más libre y satisfactoria “ (McKay y Fanning, 1991, contraportada ).

La autoestima es una necesidad humana fundamental, que nos permite confiar en nuestra capacidad de enfrentarnos con éxito a los desafíos básicos de la vida; es nuestro derecho a triunfar y ser felices, aún reconociendo nuestras limitaciones y diferencias” ( Branden y Burns, 1998 ).

“ La autoestima es el conjunto de las actitudes del individuo hacia sí mismo “ ( Burs, citado en Bonet; página 17 ).

“ La autoestima es la percepción valorativa de uno mismo “ ( Bonet; página 18 )

Por todo ello podemos concluir, que por autoestima nos referimos a la evaluación que hace el individuo, y que generalmente mantiene respecto a sí mismo: expresa una actitud de aprobación o desaprobación e indica el grado en el que el individuo se considera capaz, importante y valioso.

La autoestima es la idea que nosotros mismos poseemos acerca de nuestras cualidades personales y posibilidades. Se trata de un sentimiento que refleja el respeto y consideración que cada uno tiene hacia su propia persona.

No es una capacidad que se improvise, sino un sentimiento que vamos desarrollando a lo largo de los años. Ya desde la niñez recibimos mensajes de todo tipo de las personas que nos rodean y, a partir de ellos, vamos creando nuestra autoimagen. No se trata pues de comentarios sin importancia, puesto que, en realidad, tal como los demás nos consideran es como nosotros creemos que somos.

A lo largo de las dos últimas décadas, se viene insistiendo constantemente, tanto desde la psicología como desde la psicopedagogía que la autoestima constituye la clave del éxito e incluso de la felicidad, por este motivo, tener una buena consideración de nosotros mismos es básico para nuestra realización personal.

No debemos olvidar, que sólo a través del respeto hacia nuestra propia persona, podremos ganarnos la confianza de los demás, y que cuando nos encontramos a gusto con nosotros mismos, esta convicción se refleja en la cara, en el comportamiento e incluso en lo que decimos sobre nosotros. Podríamos afirmar, en definitiva, que quien se encuentra bien con su cuerpo y con su mente tiene en sus manos las armas principales para alcanzar la felicidad, así como para afrontar de un modo responsable cuantos retos le sucedan a lo largo de la vida. Por otra parte debemos considerar la autoestima como un círculos encerrado en otro de mayor tamaño, correspondiente al autoconcepto; por tanto, la autoestima es el componente evaluador de éste. Cuando hablamos de autoconcepto nos referimos a las ideas, creencias, imágenes de un individuo sobre los rasgos, características, obligaciones y habilidades, limitaciones y capacidades reales o imaginarias.

Tal y como dice Branden ( 1997 ), el autoconcepto consiste en el conjunto de ideas, actitudes y cogniciones que mantenemos sobre los distintos aspectos de nuestra personalidad y de nuestras aptitudes, así como la forma en que desempeñamos nuestros roles sociales. El autoconcepto es una imagen compuesta de lo que pensamos que somos, de lo que pensamos que podemos lograr, de lo que pensamos que los otros piensan de nosotros; y de lo que desearíamos ser.

Como continuación a lo expresado por Branden, nos parece interesante hacer mención a William James ( 1842-1910 ), uno de los primero autores que se ocupó de la autoestima, quién en su libro Principios de Psicología señaló que nuestro sentimiento del yo en este mundo depende por completo de lo que nos empeñamos en ser y hacer. Esta determinado por la relación entre nuestros logros actuales y nuestras expectativas.

Para este autor, el valor que nos otorgamos es una razón entre el éxito que alcanzamos en las actividades o actuaciones de nuestra vida y las expectativas que tenemos sobre ellas. De este modo, la autoestima está directamente relacionada con el logro. Además, el logro y la estimación de nuestras capacidades marcarán nuestras expectativas. Si las expectativas de una persona son muy grandes, el éxito también lo ha de ser, para que su autoestima no se resienta. Si las expectativas de éxito son escasas cualquier pequeño logro puede aumentar el aprecio que siente por sí misma. La influencia del éxito y de las emociones y afectos derivados de éste, en la consideración que tenemos hacia nosotros mismos, ha sido destacada por muchos psicólogos y psicoterapeutas.

Otro autor pionero en estos estudios es Coopersmith, quien introdujo como elemento fundamental en el concepto de autoestima la actitud de aprobación o rechazo. Para él, “ la autoestima es la evaluación que una persona hace – y habitualmente mantiene- de sí misma ( Amador, página 4 ).

Para Coopersmith, la autoestima es el juicio personal de valía que se expresa en las actitudes que la persona mantiene respecto a ella misma. La estimación del valor propio no depende únicamente de la cantidad o calidad de las habilidades que se poseen, sino también del sentimiento subjetivo y duradero de respecto y aprobación que se experimenta hacia uno mismo.

Si la persona hace una evaluación positiva de sí misma, su autoestima es buena, pero si su evaluación es negativa, si autoestima se resiente. Además, cuando la autoestima es elevada, la persona tiene unos comportamientos que apoyan y aumentan su autoestima: es capaz de enfrentarse a situaciones problemáticas con un sentimiento de competencia y con la convicción de que puede superar las dificultades que surjan. Una persona con poca autoestima tiende a evitar cualquier situación que pueda suponer un reto. Esto hace que no ponga a prueba su capacidad y, como consecuencia, disminuya la confianza en sus recursos, su valoración y autoestima.

Estimarnos es:

- Apreciar nuestra propia valía e importancia.

- Sentirnos responsables ante nosotros mismos.

- Aceptar la responsabilidad de nuestros propios actos.

- Actuar responsablemente frente a las demás personas.

Sentirnos responsables es:

- Considerar que nuestra conducta depende de las elecciones que hacemos y no de circunstancias externas como el azar o la suerte.

- Aceptar que tenemos control sobre nuestra propia forma de vida que hemos elegido y deseamos y sobre los valores que admitimos y practicamos.

Actuar responsablemente frente a los demás es:

- No ver a los demás como fuente de aprobación o desaprobación, sino como iguales.

- Sentirnos dignos de ser amados.

- Tratar a los otros con respeto.

- Reconocer y apreciar el valor, la importancia de cada persona y su libertad para escoger sus acciones.

- Partir de la base del reconocimiento de nuestro propio valor e importancia.

Aunque cada uno de nosotros es el responsable último de su autoestima, de continuo nos dedicamos a apoyar o atacar la autoconfíanza y el autorrespeto de las personas con las que nos relacionamos, así como los demás también actúan en sus relaciones con nosotros.

Cuanto mayor sea el respeto que tengamos hacia nosotros mismos, mayor será la consideración que tratemos a las personas con las que nos relacionemos. Si lo que pretendemos es alimentar la autoestima de otra persona, hemos de interactuar con ella desde nuestra concepción de lo que merece y lo que vale, proporcionándole una experiencia de aceptación y respeto. Debemos recordar que la mayoría de nosotros, tendemos a subestimar nuestros recursos interiores, olvidando que, estamos más capacitados de lo que creemos.

3. ESTADO DE LA CUESTIÓN Y MARCO TEÓRICO



3.1. ESTADO DE LA CUESTIÓN

Una vez que hemos comenzado a trabajar en este proyecto, nos parece aún más interesante y, todo sea dicho, mucho más difícil ya que hemos comprobado el poco material con el que contamos, pues son prácticamente inexistentes los trabajos específicos sobre la autoestima en personas mayores de 60 años. Por esta causa, nos hemos visto obligados a utilizar una bibliografía de obras y autores que desarrolla una visión que se halla más centrada hacia niños, adolescentes y adultos en general. Como alternativa a nuestro proyecto de investigación, hemos recurrido a las propuestas teóricas y prácticas de revistas especializadas publicadas por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales; al Manual de Evaluación y Entrenamiento de las Habilidades Sociales ( Manuales de Psicología ); al Manual Práctico de Evaluación y Entrenamiento de la Unidad de Memoria del Aula de Salud y Consumo del Ayuntamiento de Sevilla; y a las experiencias sobre coeducación y Educación Sentimental de un grupo de profesores del Taller de Coeducación de Ayamonte.

Todo este material nos aporta un marco teórico necesario a la hora de entender las causas que dan origen en estas personas a su falta de autoestima y autoconcepto positivo, a fin de poder llevar a cabo un programa que palíe esas carencias que hasta el momento hemos determinado como posibles:

- Carencias afectivas.

- Infravaloración del yo.

- Déficit en habilidades sociales.

- Falta de asertividad.

- Menoscabo de su autoestima por parte de sus familiares.

- Sentimiento de soledad.

- Falta de autonomía personal.

- Pérdida de habilidades cognitivas: memoria, atención...

Al entender que la autoestima es vital para la “ supervivencia psicológica y emocional “ de las personas, es necesario desarrollarla en el mayor grado posible en el propio contexto o realidad de cada uno/a.

3.2. MARCO TEÓRICO



Como fruto de nuestro estudio de recopilación teórica, creemos interesante hacerles comprender los factores que contribuyen a que nos formemos una autoimagen negativa. Estos son:

- Timidez y falta de confianza.

- Victimismo ( puede manifestarse en forma de celos, culpabilización, envidia...).

- Incapacidad de expresar alegría o bien de disfrutar ante aspectos o actividades agradables.

- Escaso desarrollo de la creatividad.

- Despreciar nuestras dotes naturales.

- No ser valorado por los demás.

- Echar la culpa de nuestra debilidad a los demás.

- Dejarse influir por otro con facilidad.

- Ponerse a la defensiva y frustrarse con facilidad.

- Sentirse impotente.

- Tener estrechez de emociones y sentimientos.

Para corregir estos factores que contribuyen a que formemos una autoimagen negativa de nosotros mismos, es preciso que centremos nuestra atención en los siguientes aspectos:

- La vinculación.

- La singularidad.

- El poder.

- Las pautas de comportamiento.

- La asertividad.

1. LA VINCULACIÓN

Es la consecuencia de la satisfacción que obtiene la persona al establecer vínculos que son importantes y que los demás consideran como importantes. Tener un grado positivo de vinculación significa:

- Estar relacionado con otros ( hijos, matrimonio... )

- Identificarse con grupos concretos.

- Tener pasado y herencias concretas.

- Poseer algo importante: recuerdos, personas, cosas.

- Que los demás nos reconozcan el aprecio hacia las personas y las cosas sobre las que nosotros nos sentimos vinculados.

- El que se cuente con nosotros para realizar las tareas. Sentirnos importantes hacia los demás, que se nos pida opinión.

2. SINGULARIDAD

SER ÚNICOS, específicos, el sentirnos con un conjunto de cualidades que nos hacen ser distintos a los demás.

Resultado del conocimiento y el respeto que la persona siente por las cualidades y atributos que le hacen diferente, apoyando por el respeto y aprobación que recibe de los demás por esas cualidades.

Esto significa:

- Respetarse.

- Saber que se es alguien especial, aunque se parezca en muchas cosas.

- Sentir que se puede y se saben cosas que los demás no saben y no pueden hacer.

- Saber que los demás te crean especial.

- Ser capaz de expresarse a su manera.

- Usar la imaginación y dar rienda suelta a tu potencial creativo.

- Disfrutar por ser distinto.

3. PODER

Capacidad para cambiar circunstancialmente su vida. “ Tener sensación de poder “.

Consecuencia de que la persona disponga de los medios, oportunidades, y capacidades de modificar las circunstancias de su vida de manera significativa.

Tener sensación de poder significa:

- Creer que normalmente se puede hacer lo que se planea. “ Me veo con la capacidad de hacerlo “.

- Saber que se puede disponer de lo que se precisa para hacer lo que se tiene que hacer “ Tengo medios “.

- Sentir que se tiene a su cargo alguna de las cosas importantes de su vida.

- Sentirse a gusto cuando se lleva a término algo que está bajo su responsabilidad.

- Saber cómo tomar decisiones y resolver problemas.

- Saber cómo comportarse cuando se está angustiado o agobiado de manera que no se pierda el control de sí mismo.

4. PAUTAS DE COMPORTAMIENTO

Reflejan la habilidad de la persona para referirse a ejemplos humanos, filosóficos y prácticos adecuados que le sirvan para establecer su escala de valores, objetivos, ideales y exigencias personales.

Tener pautas significa:

- Toda persona puede servirles de modelo.

- Desarrollar la capacidad de distinguir lo bueno y lo malo.

- Tener valores y creencias que sirvan de guía práctica al comportamiento.

- Tener amplio campo de experiencia de manera que no nos asusten las nuevas situaciones.

- Desarrollar la capacidad de trabajo para conseguir objetivos y ser consciente de lo que esto significa.

- Saber que el ámbito en el que se mueve la persona se aprecian positivamente los aspectos por los que se rigen.

- Tener sentido del orden.

- Otorgarle un sentido a lo que ocurre en la vida.

5. LA ASERTIVIDAD

Tener asertividad significa:

- Resolver los problemas.

- Sentirse a gusto con los demás.

- Sentirse satisfecho.

- Sentirse a gusto consigo mismo.

- Estar relajado.

- Sentirse con control de sí mismo y de las circunstancias.

- Crear y fabricar la mayoría de las oportunidades.

Como síntesis, debemos recordar que la autoestima no viene determinada por éxito social, el aspecto físico, la popularidad o cualquier otro valor que no se halle directamente bajo el control de nuestra voluntad. Al contrario, depende de nuestra racionalidad, honestidad e integridad, pues son procesos volitivos, operaciones de la mente de las cuales somos responsables.

Para proteger nuestra autoestima, es necesario que sepamos evaluar nuestra conducta de la manera apropiada. Esto incluye, primero, tener la certeza de que los parámetros con los cuales juzgamos son verdaderamente nuestros, no los valores de los demás, con los cuales nos sentimos obligados a aparentar que estamos de acuerdo. Segundo, necesitamos efectuar nuestras evaluaciones con una actitud no sólo de honestidad sino de compasión, una voluntad de tener en cuenta el contexto y las circunstancias de nuestras acciones, así como las opciones o alternativas que percibimos como accesibles. En aquellos asuntos en los que nos sintamos verdadera y justificadamente culpables, es preciso que tomemos las medidas específicas para eliminar la culpa en lugar de limitarnos a sufrir pasivamente.

Debemos aprender a no disculparnos nunca por nuestras virtudes, ni hacernos reproches por ellas, ni tratar de rechazarlas. Debemos tener el coraje de reconocer nuestros puntos fuertes y nuestros aciertos. De otro modo, inevitablemente traicionaremos a nuestra autoestima.

Necesitamos vivir activa y no pasivamente, asumir la responsabilidad de nuestras elecciones, sentimientos, acciones y bienestarasumir la responsabilidad del cumplimiento de nuestros deseos – para así hacernos responsables de nuestra propia existencia.

3.2.1 ACTITUDES DE LAS PERSONAS ADULTAS



A) ACTITUDES DE LOS ADULTOS ANTE EL APRENDIZAJE. CARACTERÍSTICAS DE LA ETAPA EVOLUTIVA

En la formación de adultos, el educador debe realizar las conveniente adaptaciones en métodos, estilo y planteamiento de su actividad educativa en atención a la especial psicología del adulto y a su actitud general respecto a la formación... en las actitudes del adulto ante el aprendizaje se mezclan algunas que son negativas con otras que son de carácter positivo; contrarrestar aquellas y potenciar las últimas es el arte que debe poner en juego el educador.

Dentro de estas actitudes, podemos destacar por su especial importancia la resistencia, ya que la educación tiende a introducir un cambio en la percepción y en la interpretación de la misma. El adulto opone una resistencia, a veces inconsciente, a esa modificación, tanto más cuanto más avanzado esté en la vida y más consolidada su situación. El aprendizaje es vivido por muchos adultos como una cierta amenaza a la situación personal o social a sus hábitos de siempre.

También debemos destacar por su trascendencia en la educación, el interés. El adulto normalmente asiste a clase por convicción personal. Este es un elemento positivo de gran importancia; aprende a cubrir unas necesidades operativas en función de una tarea que quiere emprender. Las metas y objetivos deben estar perfectamente definidos y la articulación de los actos o recursos que se ponen en juego, muy clara, ya que, si no ve claro el fin o cree que el esfuerzo no responde a sus necesidades, abandonará lo que está haciendo.

Igualmente, el adulto presta su esfuerzo economizando energía, puesto que cuenta con una experiencia que le permite organizar mejor lo aprendido para recurrir a ello cuando lo necesita. Recurre a la formación porque precisa de ella para satisfacer una necesidad y sólo se entrega al trabajo del aprendizaje en la medida que éste responde a la misma.

Sin embargo, no debemos olvidar, que el adulto dispone de un tiempo limitado y es impaciente como consecuencia de su sentido de la economía del tiempo y del esfuerzo, aunque también es cierto que cada tipo de aprendizaje impone ritmos distintos. Algunas personas están más capacitadas para la asimilación de conceptos o nociones intelectuales, otras para las habilidades. Todo dependerá del tipo de inteligencia de cada alumno/a. El desarrollo de la formación debe ser flexible para permitir a cada uno aprender mejor.

El adulto, al ser una persona que está habituada a asumir responsabilidades en los diversos ámbitos de su vida, será un alumno caracterizado por la responsabilidad y participación. Por ello se resistirá a ser un elemento pasivo de su propia formación. Deberá sentirse asociado al proceso formativo lo más estrechamente posible. Para ello está bien dispuesto porque se siente cercano al educador y no siente ni el temor del niño ni respeto infantil. De este modo se invalida el trato autoritario.

El adulto quiere conocer de entrada el objetivo de la formación para asumirlo, por este motivo se le debe presentar como una propuesta clara, y se le debe dar la posibilidad de discutirlo e integrar en la propuesta sus aportaciones. Del mismo modo, se le debe ofrecer ocasión de valorar o evaluar el proceso y los resultados.

Aunque parezca lo contrario, las emociones juegan un papel fundamental en los adultos, más que en los jóvenes incluso, en lo que a formación se refiere. El adulto teme la frustración y el ridículo, y mucho más el adulto que no ha podido frecuentar colegios o universidades. Esto es muy importante, en el momento de organizar cursos con adultos de niveles de estudios dispares. No se debe establecer nunca un sistema competitivo, y menos aún de calificaciones. La evaluaciónpersonal y de grupo – quedará siempre en la apreciación personal del educando. Tampoco debe trascender jamás una apreciación del formador ni a amistades ni a familiares ni a conocidos, porque uno de los temores más grandes del adulto es lo que pueden pensar de su aprendizaje las personas que le rodean.

El ambiente educativo de los adultos debe distanciarse lo más posible de la situación escolar. Todas aquellas formas de enseñanza o contextuales que recuerden su periodo escolar, deberán evitarse.

Las diversas motivaciones que están presentes en los esfuerzos de los adultos son o bien el deseo de promoción socio/profesional, o bien la competitividad, el deseo de comprender mejor el mundo de sublimar tendencias creativas, de realizar actividades deportivas o ciertas necesidades psicológicas tales como la de compensar frustraciones o angustias por medio de un mayor brillo social o adquisición de poder.

En cuanto al atractivo motivador de una actividad de formación, lo que debemos tener presente es que será tanto más poderosa cuando más claramente conexione con las necesidades del educador, es decir, cuando se perciba como una meta precisa y concreta que responde a necesidades reales.

Además, un esfuerzo como el que realiza el adulto en su formación, y dada la tendencia a economizar energías y tiempo, debe de ser verificado tanto en su utilidad para el propio adulto como en su eficacia permanente

Para ello hay que estructurar el proceso educativo en etapas sucesiva, perfectamente delimitadas, escalonándolas en función de los “ puntos clave “ del proceso de formación. Deben de ser breves y encadenadas, teniendo en cuenta que sólo es posible pasar a otro elemento cuando se ha asimilado el anterior.

La asimilación de cada elemento ha de ser verificada porque así lo exige la concatenación a que hemos hecho referencia en varios lugares anteriores. Es preciso, y no debe olvidarse, que la persona en formación pueda verificar “ que ha aprendido “ y “ que sabe hacer”. La satisfacción obtenida por el éxito reforzará la adquisición realizada. El éxito la hace sólida y duradera y mantiene la motivación.

Por todo ello, y considerando todas estas características psicológicas de las personas adultas, cuando un alumno ingresa en un centro de formación de adultos, habremos de considerar específicamente que:

- Desconoce todo lo relacionado con el mundo de la enseñanza, debido a no haber acudido a su debido tiempo a sus respectivos centros escolares.

- La experiencia que adquiere el adulto durante su vida y en su trabajo le condiciona y facilita el aprendizaje de todo lo que no guarde una relación con su propia experiencia.

- El adulto aprenderá si le resulta útil para resolver sus problemas personales, concretos y prácticos. Necesitará encontrar un beneficio inmediato en lo que aprende.

- El adulto asiste a clase voluntariamente, por lo que suelen abandonar sus estudios cuando piensan que estos no satisfacen sus deseos o necesidades.

- El adulto, acostumbrado a asumir, en su mayor o menor grado responsabilidades, se resiste a ser un elemento pasivo en la clase y a aceptar una conducta autoritaria en el educador.

También consideramos de especial importancia, conocer y valorar las motivaciones que inducen al adulto a acudir a aprender. Dentro de estas motivaciones generales en esta etapa evolutiva encontramos:

- Deseo de promoción social o profesional

- Deseo de comprender y ayudar a sus hijos.

- Necesidad de comunicarse y “ hacer algo diferente “

- Deseo de comprender mejor el mundo.

- Obtención del graduado escolar, bien para promocionarse, bien porque se lo exigen en el trabajo, o bien por el propio gusto de tenerlo.

- Deseo de ocupar su tiempo libre en algo productivo y práctico.

B) REFLEXIONES SOBRE ESTA ETAPA EVOLUTIVA

El pedagogo Senador Pallero, resume esa visión positiva de la realidad en diez puntos que convendría tener siempre en cuenta. Creemos muy interesante reproducirlos íntegramente, ya que nos parece muy adecuado no solo para las personas a las que va dirigido este proyecto, sino también a todo aquel que desee mejorar su propia calidad de vida. Y es que, al fin y al cabo, no debemos olvidar que independientemente de nuestra edad, todos somos personas.

1. Buena forma física. Un poco de ejercicio, alimentación correcta y sueño suficiente. Tonifica y ayuda a ver mejor las cosas.

2. Pensar en lo que se tiene y no en lo que nos falta. Así se aprende a valorar lo que tenemos, a valorar a los que nos quieren y lo que gozamos. Recibimos demasiados estímulos negativos y comparamos siempre lo mejor de los demás con lo peor de nosotros. Y así siempre salimos perdiendo injustamente.

3. Solemos desconfiar excesivamente de los demás. Nos ponemos tantas corazas que nos impiden disfrutar de aquello que los demás pueden darnos. Hay que imponer el lema de “ piensa bien y acertarás “. Es mucho más gratificante.

4. Apreciar las cosas pequeñas, apreciar los detalles dispone par poder disfrutar de cosas mayores. Además, la vida se compone de cosas pequeñas. Si sabemos sacarles partido, seremos más saludables, más sanos y más felices.

5. Fijarnos en lo positivo, no sólo en lo negativo. Cuando se destacan los fallos, se puede aprender que aquello está mal; pero no se aprende a hacerlo bien. Por eso hay que destacar lo que se hace bien, para que esa conducta se repita. Destacar lo de los demás, animar, felicitar. Cuando se reconoce lo que uno hizo bien, se siente mejor. Y está dispuesto a seguir haciendo las cosas bien.

6. A veces las críticas frenan lo que íbamos a hacer. En vez de lamentarnos hay que actuar. No perder tiempo en pensar si merece la pena o no. Todo merece la pensa si se hace con ilusión.

7. Si hacemos algo mal, hay que releer las instrucciones, repasar lo que hicimos para enfocar nuevamente el problema. Y hacerlo bien, por que se puede. Y se debe.

8. Convencernos de que seremos capaces de hacer todo lo que seamos capaces de creer. Esa dosis de ilusión y de imaginación, hará que nuestra actividad sea mejor, más grata, más feliz.

9. No importan tanto el QUÉ se haga sino el CÓMO se haga. Cuando hacemos lo que debemos con ilusión, con entrega, con cariño, lo hacemos mucho mejor. O por lo menos nos sentimos mucho mejor. Pero hablamos de cosas pequeñas. Dar la mano, dar un abrazo o ceder el paso son cosas sin importancia. Pero se pueden hacer de muchas formas. Por eso no es lo mismo dar un beso que tirarlo.

10. Es el paso más importante e imprescindible. Decirnos y considerar la gran verdad de que somos únicos, originales, maravillosos, irrepetibles y que hay gente que nos quiere y muchas más gente a la que podemos querer , y darnos y hacer feliz.

4. OBJETIVOS DEL PROYECTO.



1.- Potenciar el desarrollo de la persona en sus facultades afectivas.

2.- Facilitar la no pérdida de sus facultades memorísticas.

3.- Facilitar la no pérdida de la capacidad de observación.

4.- Desarrollar su autoconcepto de persona de un modo positivo.

5.- Potenciar el que se sientan útiles en el medio que les rodea.

6.- Potenciar su independencia y autonomía personal.

7.- Aumentar la seguridad en sí mismas como personas válidas.

8.- Facilitar el desarrollo en la comunicación y de la expresión de sus propios sentimientos.

9.- Estimular el desarrollo afectivo que permite el aprendizaje autónomo.

10.- Cuestionar las propias concepciones, superar dogmatismos y desarrollar un juicio crítico.

11.- Potenciar el desarrollo de capacidades de expresión, participación y actuación diferencial en el medio social.

12.- Facilitar la afirmación sin complejo de la diversidad individual.

13.- Estimular la identidad diferenciada de motivaciones, intereses y actitudes.

FRUTO DE LA CONSECUCIÓN DE LOS OBJETIVOS

- Las alumnas notarán que son más capaces de hablar de sus logros o de sus imperfecciones de manera directa y sincera, puesto que mantendrán una buena relación con los hechos.

- Descubrirán que se sienten más cómodas al hacer y recibir elogios, expresiones de afecto, aprecio, etcétera.

- Estarán más abiertas a la crítica y a sentirse bien al reconocer sus equivocaciones, pues su autoestima no estará ligada a una imagen de “ perfección”.

- Sus palabras y movimientos tenderán a ser desenvueltos y espontáneos, ya que no estarán en guerra consigo mismas.

- Habrá cada vez más armonía entre lo que digan y hagan, y su aspecto, su modo de hablar y de moverse.

- Descubrirán que tienen una actitud cada vez más abierta y curiosa hacia las ideas y experiencias nuevas.

- Los sentimientos de angustia o inseguridad tendrán menos posibilidad de intimidarlas o abrumarlas, ya que podrán ser controlados.

- Serán más flexibles al responder a situaciones y desafíos.

- Tendrán mayor capacidad para enfrentarse con éxito a situaciones conflictivas.

- Aliviarán la ansiedad mediante técnicas de relajación.

5.

ANÁLISIS DEL CONTEXTO


PERFIL DE LA PROFESORA

El perfil de la profesora del centro al que ha sido enfocado este trabajo ha sido suprimido para respetar la privacidad de las personas relacionadas con este proyecto.

PERFIL DE LAS ALUMNAS

El perfil de las alumnas a las que ha sido enfocado fundamentalmente ha sido suprimido para respetar la privacidad de las personas implicadas en este proyecto.

PERFIL DEL CENTRO

El perfil del centro al que ha sido enfocado este trabajo ha sido suprimido para respetar la privacidad de las personas implicadas en este proyecto.

EL AULA

Los datos del aula concreta han sido suprimidos para respetar la privacidad de las personas implicadas en este proyecto.

6. METODOLOGÍA



La metodología cuyas características nos parecen más adecuadas en el desarrollo y aplicación de nuestro trabajo, es la constructivista/ cualitativa, puesto que se encuentra orientada a describir e interpretar los fenómenos sociales, y por consiguiente los educativos. Se centra en el estudio de los significados e intenciones de las acciones humanas desde la perspectiva de los propios agentes sociales. El investigador intenta penetrar en el interior de las personas y entenderlas desde dentro, sin perder por ello la objetividad, realizando una especie de inmersión en la situación y en el fenómeno estudiado ( Marsahll y Rossman, 1989 ). Presenta por lo tanto una clara naturaleza interactiva. Se produce un contacto directo con los participantes, interacción cara a cara se presenta como rasgo distintivo predominante.

Es un método HOLÍSTICO, ya que estudia la realidad desde un enfoque global, sin fragmentarla ni seccionarla en variables. INDUCTIVO, porque la interpretación se construye a partir de la información obtenida y no a partir de hipótesis previas. IDIOGRÁFICO, porque se orienta a comprender en interpretar lo singular de los fenómenos sociales.

El proceso de investigación es interactivo, progresivo y flexible. Las estrategias de investigación están al servicio del investigador. La recogida de la información se realiza a través de estrategias interactivas como la entrevista, la observación ( desarrollada de forma tanto participativa como activa ), o el análisis de documentos, y se producirá en situaciones naturales, no controladas. Se intenta conseguir así una comprensión directa de la realidad.

Este tipo de investigación es conveniente realizarla en grupo para obtener así una visión más completa sobre la situación; el análisis de la información recogida se ve enriquecido.

7. PROGRAMA PARA EL DESARROLLO DE LA AUTOESTIMA



Al considerar, tal y como se mencionaba antes, que la autoestima es un aspecto que requiere bastante tiempo para ser modificado, puesto que se encuentra “ arraigado “ dentro de las creencias básicas y normas de cada persona, y también, que se trata de algo muy difícil de evaluar sobre todo a la hora de desarrollar este proyecto, ya que no se conoce previamente a las alumnas, creemos que no puede ser evaluada con un test en una sesión sin conocer a las personas previamente, ya que la autoestima fluctúa bastante en función del estado emocional en que la persona se encuentre en ese momento. Por lo tanto, no nos parece realmente fiable pedir que realicen un test al principio del programa y otro a los tres o cuatro meses, y basar las conclusiones de nuestro proyecto en estos resultados.

Por todo ello, creemos mucho más adecuado, el desarrollar a lo largo de este proyecto una serie de actividades que favorezcan el desarrollo de su autoestima personal y continuar de esta manera con el trabajo ya iniciado por la profesroa con sus alumnas. A través de estas actividades pretendemos favorecer la adquisición de una pauta de actividades que puedan ser creadas en distintas situaciones de su vida corriente.

Las actividades planteadas en este proyecto tienen en cuenta que son alumnas neolectoras, con dificultades para expresarse por escrito, por lo que son actividades más bien de carácter oral, que no les exigen esfuerzo de comprensión o expresión lectora o escrita.

ACTIVIDADES PROPUESTAS

1. Sacamos a un alumno/a. Sus compañeras deberán decir una o varias cosas positivas sobre ella.

2. Cada alumna escribe algo positivo observado en una compañera o profesora durante esa semana y que desee resaltar. Después se hace una puesta en común para comentar lo que han destacado y alabar la idea que esté mejor expuesta y que cuente con mayor número de apoyos por parte del resto de la clase. Una vez que las alumnas ya conocen el funcionamiento de esta actividad, se puede realizar semanalmente al finalizar la clase del lunes (que es cuando se desarrolla el prácticum ).

3. Buscar imágenes en revistas o periódicos en las que se vean reflejadas ellas mismas,( o bien, realizar un dibujo) acerca de cómo se ven y como se perciben. Esta actividad se realizará de forma totalmente libre y sin ningún comentario previo. Una vez realizado, se comentará en pequeños grupos de cinco o seis alumnas y con la profesora. En gran grupo, se comentan los collages realizados y la profesora se interesará por la forma en la que han intentado destacar sus propias cualidades, físicas o internas ( ser sonriente, ser amable, alegre, optimista, ágil, voluntariosa, buenas personas ).

Se propondrá entonces otro collage sobre ellas mismas en el que intenten destacar todas sus cualidades positivas. Posteriormente y de forma voluntaria, cada alumna escribirá alguna cualidad que considere que no tiene y que desee tener. Las alumnas que lo deseen pueden compartir algo de lo que han escrito o aprendido acerca de sí mismas o del grupo.

4. Repartimos un folio en el que ellas deberán escribir tres veces la frase: “ YO SOY .................”. Deberán completar cada una de las frases con cualidades positivas distintas ( hasta tres ) y que ellas consideren que poseen.

5. EL FOCO: se forman grupos de siete alumnas. Una de ellas, se colocará en el centro y ella será “ el foco “ del ejercicio. Se construye un hexágono por grupo en cartulina y se divide el hexágono en seis partes iguales que se reparten entre las otras seis componentes del grupo. Cada una de ellas escribirá una cualidad positiva acerca de la que hace de foco. Se pegan los triángulos formando el hexágono de nuevo como si fuera un puzzle y se le entrega a la que ha actuado de foco.

6. EL SOBRE: por grupos de seis alumnas: Se reparte un sobre con cinco papeletas a cada alumna. En el sobre repartido, cada alumna del grupo, deberá escribir su nombre o poner una foto y pasarlo a la alumna que tiene a la izquierda ( siguiendo el sentido de las agujas del reloj ). Esa alumna deberá escribir en una de las papeletas, una cualidad de la compañera que puso su nombre en ese sobre, y así sucesivamente. De esta manera, cada alumna tiene un sobre en el que sus compañeras han escrito cada una, una cualidad sobre ella.

7. Comentar de forma individual una situación en las que nos sentimos culpables. Debatirlo en grupos de cinco o seis y extraer conclusiones que luego se expondrán al resto de la clase.

8. Completar frases tipo: “Mis amigos opinan de mi que........... y yo estoy de acuerdo/desacuerdo porque..................” ( iremos variando amigos, hijos, vecina, nietos, profesora, compañeras de clase, etc.)

9. Pedir a tres alumnas voluntarias que salgan del aula. Enseguida llamar a uno para que entre. Cuando llegue, preguntarle: ¿ Tú quién eres?. Después que responda se le vuelve a preguntar: ¿ Qué más me puedes decir de quién eres tú ?. Se le vuelve a preguntar: ¿ Tú quién eres ?.... así hasta que haya respondido tres veces.

- Se hace lo mismo con las otras dos alumnas.

- Pedir que cada alumna responda en su hoja diez veces la pregunta: ¿ Quién eres tú ?.

- Las alumnas comparten sus experiencias de dos en dos.

10. Proponer a las alumnas escribir sobre este tema: “ lo que me gusta de mí.” Compartir en gran grupo lo que se ha escrito.

11. ADIVINA QUIÉN ES: La maestra dice cualidades de una alumna, y las demás deberán adivinar de quién de quién se trata. Posteriormente, se invitará a las alumnas que lo deseen a ocupar el papel de la maestra en el juego de la adivinanza.

12. Preguntar cómo es la persona ideal a partir de ideas visuales ( Prototipos: persona joven = juventud; modelo = belleza física; juez = justicia; mecánico = habilidad ; enfermera = amabilidad; payaso = simpatía ; madre = ternura; científico = inteligencia... ).

Ordenar en categorías por grado de importancia todas estas cualidades, y explicar el motivo por el que han sido ordenadas de ese modo. Preguntar: ¿ Dónde te situarías tú ? y también ¿ Con quién te identificas más ? Esta actividad primero se realizará de forma individual. A continuación se comparte el orden elegido por cada uno, y se procederá a la elaboración de una nueva lista del grupo contando con todas las opiniones. Finalizando con una puesta en común de toda la clase.

VARIACIONES: Si se desea, según el desarrollo de la sesión, dramatizar los personajes propuestos.

13. Presentar a un compañero, tras un diálogo previo entre dos compartiendo las cosas que le gustan, hobbies, ( cómo pasa el tiempo, qué programas le gustan de la tele, cual es su comida favorita....).

14. Traer fotos de antepasados y explicar qué cualidades tenían y en qué se parecen a ellos.

15. ¿ Qué crees tú que prima en la sociedad actual española ( en referencia a valores )? ¿ Y en el resto del mundo ?. Comparar con otras culturas y otras épocas ( aquí las personas mayores se marginan, mientras que en otras sociedades se las considera personas sabias; durante el Renacimiento, existía un canon de belleza opuesto al actual, etc... ), y darse cuenta que vivimos en un momento concreto y en cada uno se valoran cosas diferentes y de una forma personal y subjetiva:

1º SESIÓN

- Presentación: Se reparten unas “ tarjetas “ hechas de cartulina. Por una cara cada uno deberá escribir su nombre o pondrá su foto y por la otra cara, cosas o rasgos que considere que lo definen. También podrá escribir datos que quiera que conozcan los demás, puesto que todos no nos conocemos.

- Se recogen todas las tarjetas en una caja, y se van leyendo. Se trata de adivinar quién es la persona a la que corresponde esa tarjeta.

- Puesta en común final: se habla de esta actividad: que me ha parecido; quién me parece a mí que se ha definido mejor y por qué.

OBJETIVOS:

- Establecer una relación positiva con las alumnas.

- Procurar el acercamiento con ellas.

2ª SESIÓN

Se divide la clase en dos grupos de ocho componentes aproximadamente. Cada grupo deberá sentarse en un círculo de tal modo que todas se vean. Entonces se repartirá a cada participante un folio, que dividirán en tantas partes como componentes haya en el equipo excepto ellas mismas.

Cada una deberá escribir en cada trozo de papel, una cualidad positiva de cada una de sus compañeras, doblar el papel y escribir el nombre a quién se dirige de modo que se vea. Todos los trozos de papel ya escritos se colocarán dentro de una caja, colocada para ello en el centro de cada grupo.

Se pide a cada grupo que repartan los trozos de papel. Cada miembro deberá tener todos los papeles que lleven su nombre, pero no se podrán mirar aún.

Se indica a un equipo que, sin mirar previamente lo que sus compañeras han escrito, se vayan levantando una a una y leyendo en voz alta todos sus papeles.

OBJETIVO.

- Resaltar los aspectos positivos de nuestras compañeras.

3ª SESIÓN

- Llevar revistas a clase.

- Formar grupos de cuatro alumnas aproximadamente y repartir las revistas.

- Seleccionar publicidad con figuras masculinas por una parte, y femeninas por otra.

- Repartimos una cartulina a cada grupo. Dos grupos harán un cartel en la cartulina sobre las mujeres en el tema de la publicidad, y los otros dos grupos sobre los hombres.

- Cada grupo deberá escribir en un folio un título que le parezca adecuado o representativo a su cartel.

- Seleccionar publicidad con figuras masculinas y femeninas.

- Analizar la imagen y el texto:

a) Análisis de la imagen:

+ Tipo de cuerpo masculino y femenino.

+ Gestos y actitudes corporales.

b) Análisis de texto:

+ Distinción entre cualidades del producto o información sobre él y otros valores sociales ( por ejemplo, unión entre coche y brío, tecnología y simpatía ).

+ Mensaje que se transmite e interpretaciones personales.

c) Mensaje subliminal entre la imagen y el texto.

+ Comparación entre el producto que se anuncia y el tipo de imagen. Gesto y actitudes que lo acompañan.

- Cambio de roles. Se pueden cambiar las imágenes de un producto publicitario con las de otro, o bien el texto, o poner cuerpos femeninos con cabezas masculinas y viceversa.

OBJETIVOS:

- Adquisición de la capacidad crítica respecto al mundo de la imagen y los estereotipos.

4ª SESIÓN

- Pase de fotografías sobre rostros y cuerpos desnudos a través de la historia (ver por ejemplo, las diferencias entre las mujeres de Boticelli y las de Rubens).

- Discutir sobre los distintos conceptos de belleza a través de los tiempos.

5ª SESIÓN

JUEGO DE PIROPOS “

- Dividir la clase en grupos.

- Cada grupo deberá elegir a un miembro.

- La alumna en elegida se coloca en el centro del grupo ( el centro será la cuna donde estará la niña que vamos a mimar ), mientras las demás le van diciendo lo que más les agrade de ella, tanto en sentido físico como psíquico; actitudes; gestos; sentimientos; forma de ser, etc. ).

- Al finalizar la actividad, se pueden despedir en círculo agarradas de la mano.

- Se podrán también piropear verbalmente o con los gestos.

OBJETIVOS:

- Aprender a aceptar los elogios y a elogiar para aprender a criticar y aceptar las críticas.

- ( En el caso de que el juego se realizase con las personas más tristes o deprimidas de la clase ) Ver el efecto positivo que produce sobre ellas.

6ª SESIÓN

“ MI SEMANA PASADA. ¿ DÓNDE HE ESTADO ? “.

- Se repartirán las hojas, una a cada una con el siguiente cuadro

LUNES

MARTES

MIÉRCOLES

JUEVES

VIERNES

SÁBADO

DOMINGO

MAÑANA

TARDE

NOCHE

- Explicamos que esta actividad se hará la semana que viene en clase, pero que ellas deberán anotar durante toda esta semana mediante palabras o frases cortas, los lugares en los que han estado y cómo fueron hasta allí cada mañana tarde y noche.

7ª SESIÓN

- La/s alumna/as que libremente lo deseen, leerán en voz alta lo que han escrito en su ficha personal.

- Responder a preguntas ( de forma oral e iniciando un debate ) del tipo:

- ¿ Qué medios has utilizado para moverte ?.

- ¿ Cómo te hubiera gustado ir allí ?

- ¿ Con quién fuiste a.....?

- De todos los sitios a los que has ido... ¿ Cuál te ha gustado más o en cuál te lo pasaste mejor ?

- ¿ Cuál es el lugar más lejano de tu casa donde te has trasladado ?

- ¿Cuál es el lugar más lejano donde te gustaría ir ?

- ¿Cuál es el lugar más lejano de tu casa al que te has trasladado con tu familia ?

A raíz de estas preguntas, se podrá iniciar un debate sobre los locales públicos más frecuentados y tiempo empleado. Estos se irán anotando en la pizarra, indicando el número de frecuencias de cada uno de ellos.

Posteriormente, se anotarán, también en la pizarra los espacios interiores usados, días y tiempo; los espacios en soledad y los espacios compartidos ( con quién y cuánto tiempo ). Y cuales de estos han sido los preferidos.

OBJETIVO:

- Aumentar la autonomía personal.

- Favorecer la no pérdida de memoria.

8ª SESIÓN

“ LOS SENTIMIENTOS Y SU EXPRESIÓN

- Se divide la clase en dos grupos. Cada miembro de un grupo determinado, elegirá una pareja del otro grupo.

- Una de las personas tendrá el rol activo y la otra el pasivo, intercambiándose después los roles.

- La persona que desempeña el rol activo, piensa en dar expresión con su cuerpo, pero sobre todo con la cara, a diversos sentimientos y emociones, uno detrás de otro, pero no más de seis. Por ejemplo, alegría, tristeza, miedo, rabia, euforia, etc. La persona que desempeña el papel pasivo debe adivinar lo que ha expresado la otra persona.

- Cambio de roles: La persona que hacía el papel activo hace ahora el papel pasivo y viceversa.

OBJETIVO:

- Adquirir nuevas formas de expresar sentimientos que no sean verbales.

- Aprender a valorar estas formas de expresión en las demás personas.

9ª SESIÓN

“ LO QUE DICEN LAS IMÁGENES “

- Repartir una fotografía ( de revistas ) a cada alumna colocándolas boca abajo. No se podrán mirar hasta que no se les indique. Las fotografías deben ser sugerentes; escenas de alegría, injusticia, tristeza, violencia, participación, solidaridad... ).

- Analizar en grupo las impresiones que nos causan a primera vista.

- Observamos las fotografías mejor, y comentamos en grupo nuestras nuevas impresiones de ellas.

- Los mensajes que nos transmiten.

- Los sentimientos expresados en la fotografía y los que causan en nosotros mismos al verla.

- El tipo de mensaje que puede querer transmitirnos la foto ( o el fotógrafo ).

OBJETIVOS:

- Darnos cuenta de la influencia del mundo de las imágenes en la producción de nuestros sentimientos.

- Aprender a expresar nuestros sentimientos y opiniones ante los demás.

- Valorar y respetar las opiniones y sentimientos de los otros.

10ª SESIÓN

“ Echar raíces en tierra “ ( Relajación ).

Para la relajación se procurará que la luz que tengamos en el aula sea tenue y se pondrá una música suave y relajante a un volumen no muy alto. Mientras se escucha la música de fondo se recitará el texto siguiente con voz pausada:

“ Siéntate en una silla con la espalda recta pero relajada, los pies en dirección paralela y las plantas apoyadas íntegramente sobre el suelo. Cierra los ojos, inspira profundamente, y concéntrate en la base de la columna vertebral. Visualiza cómo el extremo inferior de tu columna vertebral se extiende lentamente, dividiéndose en dos raíces que pasan suavemente por debajo de tus piernas. Siente como tus pies están plantados con firmeza en el suelo, al igual que las raíces que pasan a través de ellos, y se hunden en la tierra. Se van poco a poco hundiendo más y más en tanto te vas sintiendo más enraizado, mas conectado a la tierra, como una base sólida y segura...

Disfruta de esta sensación de seguridad por unos momentos en tanto observas como las raíces principales desarrollan raíces secundarias que a su vez se hunden más profundo en la tierra...

Ahora siente cómo la energía de la tierra asciende lentamente por las raíces hasta alcanzar las plantas de tus pies. Imagina que esta energía es de color rojo, como si fuese lava volcánica. Siente cómo calienta tu cuerpo a medida que fluye por tus piernas y las dos “ ramas “ se vuelven a unir en la base de tu columna vertebral.

Conserva esta sensación de estar “ enraizado “ en el suelo y ser alimentado por la Madre Tierra mientras disfrutas de la solidez y seguridad que sientes.

Imagínate que el temor es como una nube negra que gira en torno a tu cabeza y a la cual estás ligado por una cuerda. Ahora despréndete de la cuerda y observa cómo la nube negra del temor se aleja de ti, volviéndose gradualmente más pequeña a medida que asciende. Continúa contemplándola hasta que se encuentre tan lejos de ti que no puedas verla.

11ª SESIÓN

“ EL ARBOL DE MI AUTOESTIMA”

1º) Repartimos una hoja de papel en blanco a cada alumna. Dividimos la hoja en dos columnas verticales de igual anchura. Encabezamos una de las columnas con el título: “ Mis logros “ y la otra con “ Mis cualidades “.

2º) En la columna correspondiente, hacer una lista de nuestros propios logros, realizaciones, metas alcanzadas, éxitos de mayor o menor importancia en los campos del crecimiento personal, de las relaciones interpersonales, de la vida familiar, de la profesión, del trabajo, los estudios, del deporte, etc. No tienen por qué ser cosas espectaculares, sino simplemente significativas personalmente para ti. Por ejemplo: ser capaz de hablar en público, concluir con éxito una carrera, aprender a utilizar un ordenador, reconciliarse con los hijos, el cónyuge, las vecinas, superar una adición al tabaco, al alcohol, a drogas...

3º) En la otra columna hacemos una lista de todas las cualidades ( corporales, mentales, espirituales... ) que poseas en mayor o menor grado, como podrían ser: inteligencia, tenacidad, determinación, alegría, simpatía , paciencia, entusiasmo, amabilidad, generosidad, sensibilidad, capacidad de escucha, fortaleza física, buena salud, destreza manual, serenidad, creatividad, iniciativa, talento organizativo, etc.

4º) Después, encima del dibujo del árbol que aparece a continuación escribe tu nombre en mayúsculas y, en los frutos que cuelgan de las ramas, algunos de tus logros. Luego, en el rectángulo de la raíz correspondiente a cada uno de los frutos, escribe las cualidades concretas que te han permitido esos logros.

5º) Contempla el Árbol de tu Autoestima durante unos minutos “ escuchando lo que dice de ti “; escribe su mensaje debajo del árbol. Comparte detalladamente el árbol con una amiga o grupo de confianza. Si te sientes con ganas puedes compartirlo con toda la clase.

6º) Coloca tu Árbol de la autoestima en algún lugar donde puedas verlo a menudo y completarlo, a medida que obtengas nuevos logros y/o descubras otras cualidades.

12ª SESIÓN

Leer y reflexionar sobre la fábula “Razones para la alegría” de J.L. Martín Descalzo:

“ Los animales del bosque se dieron cuenta un día de que ninguno de ellos era el animal perfecto: Los pájaros volaban muy bien, pero no nadaban ni escarbaban; la liebre era una estupenda corredora, pero no volaba ni sabía nadar... Y así todos los demás. ¿No habría manera de establecer una academia para mejorar la raza animal? Dicho y hecho. En la primera clase de carrera, el conejo fue una maravilla, y todos le dieron un sobresaliente; pero en la clase de vuelo subieron al conejo a la rama de un árbol y le dijeron: ¡Vuela, conejo! El animal saltó y se estrelló contra el suelo, con tan mala suerte que se rompió dos patas y fracasó también en el examen final de carrera. El pájaro fue fantástico volando, pero le pidieron que excavara como el topo. Al hacerlo se lastimó las alas y el pico y, en adelante, tampoco pudo volar; con lo que ni aprobó la prueba de excavación ni llegó al aprobadillo en la de vuelo.

Convenzámonos: Un pez debe ser pez, un estupendo pez, un magnífico pez, pero no tiene por qué ser un pájaro. Un hombre inteligente debe sacarle la punta a su inteligencia y no empeñarse en triunfar en deportes, en mecánica y en arte a la vez. Una muchacha fea difícilmente llegará a ser bonita, pero puede ser simpática, buena y una mujer maravillosa... porque sólo cuando aprendamos a amar en serio lo que somos, seremos capaces de convertir lo que somos en una maravilla ”.

NOTA: Esta actividad se llevará a cabo teniendo muy en cuenta que todo ser humano debe progresar y tener ilusiones, sin confundir el texto con un mensaje de “ conformismo “ o “ resignación “.

13ª SESIÓN

“ LA SILLA VACÍA “

( Duración aproximada: 10 minutos de visualización y 10 de diálogo ).

Sobre un fondo suave de música relajante y tranquilizadora, se invita a los alumnos a sentarse y tratar de relajarse manteniendo la espalda y el cuello erguidos para facilitar la respiración abdominal, respirando por la nariz, con los labios ligeramente juntos y con los ojos cerrados, inspirando y espirando pausada y acompasadamente durante dos o tres minutos.

A continuación, se les invita a que – con el mayor detalle posible, en tres dimensiones y en color – cada cual visualice en la “ pantalla “ de su imaginación una silla vacía; una persona conocida y que le quiere bien, que le aprecia, y cómo se sienta en la silla; hay que visualizar su rostro durante unos momentos y preguntarse qué siente cada cual en presencia de esa persona... hasta que llega el momento de despedirse cariñosamente de ella y ver como sale de su campo de visión.

La silla vuelve a estar vacía, y al cabo de unos breves momentos, se visualiza a otra persona conocida que ocupa la silla; esa persona es el otro yo de cada cual, su réplica. Cada uno se visualiza a sí mismo con el mayor detalle posible ( su rostro, su figura, sus facciones, su postura... ) como en un espejo; se contempla uno a sí mismo de pies a cabeza y nota mentalmente de lo que siente en presencia de su propia imagen...; finalmente, se despide amistosamente de su propio yo, que sale del campo de visión anterior.

La silla vacía va desapareciendo lentamente por el fondo de la “ pantalla “ imaginaria, y las alumnas, después de realizar pausadamente cuatro o cinco inspiraciones y espiraciones, abren los ojos, miran a su alrededor y regresan a la realidad de la sala.

Se inicia a continuación el diálogo entre las alumnas y las personas que han dirigido la visualización, en el que se podrá hablar sobre lo que han sentido en presencia de la persona que les aprecia y en presencia de sí mismos. Debe hacerles cae en la cuenta de la capacidad que tiene el ser humano para desdoblarse en un “ yo “ conocido y un “ yo “ conocedor, capacidad de la que nace la autoestima.

14º SESIÓN

( Duración : 10 minutos para contestar y 10 minutos para compartir y dialogar ).

Se entrega a cada alumno una hoja con cinco puntos suficientemente espaciados para poder contestarlos por escrito. Dichos puntos pueden ser los siguientes ( u otros parecidos ):

A ) Menciona los nombres de tres personas por las que te sientas valorada:

- ______________________________________________

- ______________________________________________

- ______________________________________________

B) Menciona tres aspectos de ti mismo que las personas valoran:

- ______________________________________________

- ______________________________________________

- ______________________________________________

C) ¿ Cómo te sientes contigo mismo/a en este momento de tu vida: Muy Bien, Bien, Regular, Mal ?. Indícalo.

D) Menciona los nombres de tres personas a las que tú valores:

E) Escribe las cualidades que tu valoras en esas personas:

____________________________________________________________________________


8. TÉCNICAS E INSTRUMENTOS DE RECOGIDA DE INFORMACIÓN


- Entrevistas.

- Observación directa ( participación activa).

- Grupos de discusión.

- Diario de campo.

- Conversaciones informales.

- Documentos oficiales ( registros, actas, archivos )

- Documentos personales ( fotografías ).

- Instrumentos técnicos ( grabadora, cámara de vídeo ).

9. ANÁLISIS DE DATOS



El análisis de datos lo llevaremos a cabo fundamentalmente a través del contraste de la información, mediante el análisis de entrevistas, el análisis de observaciones y el resto de procedimientos de la recogida de datos, todo ello realizado de forma interactiva entre los componentes de este proyecto así como con nuestros profesores tutores ( Triangulación ).


10. TEMPORALIZACIÓN


- De Enero a Abril ( cuatro meses ): sesiones semanales con las alumnas de hora y media aproximadamente.

- Mayo ( un mes ): estudio de toda la información recogida; análisis de ésta y conclusiones.

11. OBTENCIÓN Y COMUNICACIÓN DE CONCLUSIONES



Este proyecto está abierto a posibles modificaciones o ampliaciones en caso de considerarlo conveniente durante el segundo año, en función de las lagunas, vacíos, cuestiones que necesitan ser ampliadas según las necesidades detectadas ( alumnas, centro, etc. ).

12. BIBLIOGRAFÍA



· ALCÁNTARA, J.A. Como educar la autoestima. Aula Práctica CEAC.

· AMADOR, J.A. Autoestima: Cómo mejorar la propia imagen. Ed. Colimbo.

· ALTABLE VICARIO, CH. ( 1991 ) Penélope o las trampas del amor. Madrid, Ed. Mare Nostrum Ediciones Didácticas, S.A.

· BONET, J. V. ( 1997 ) Sé amigo de ti mismo. Manual de autoestima. Ed. Sal Terrae.

· BRANDEN, N. ( 1997 ) El respeto hacia uno mismo. Barcelona, Ed. Paidós.

· CABALLO, V.E. (1999 ) Manual de Evaluación y Entrenamiento de las Habilidades Sociales. Ed. Siglo Veintiuno de España Editores S.A.

· DYER, W.W. ( 1978 ) Tus zonas erróneas. Guía para conocer y dominar las causas de la infelicidad. Ed. Grijalbo Mondadori.

· FANNING, P. ( 1993 ) Prisioneros de la creencia. Madrid, Ed. Los Libros del Comienzo.

· HART, L. ( 1998 ) Recupera tu autoestima. Barcelona, Ed. Obelisco.

· LAIR, J. Acaso no soy una maravilla y no lo eres tu también.

· LINDENFIELD, G. Ten confianza en ti misma. Ed. Gedisa.

· NORWOOD, R. ( 1986 ). Las mujeres que aman demasiado. Buenos Aires, Ed. Javier Vergara.

· PROTO, L. ( 1993 ) Sé tu mejor amigo. Autoestima, salud y felicidad: técnicas de superación. Ed. Kairós.

· RAIMON GAJA, J.A. ( 2000 ) Bienestar, autoestima y felicidad. Ed. Plaza&Janés.

· ROJAS, E. ( 1998 ) La conquista de la voluntad. Madrid, Ed. Temas de Hoy.

· SANCHEZ OCAÑA, R ( Enero, 2000 ) “ Reflexiones optimistas de la vejez”. Sesenta y más. Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, número 177: números de páginas 6 y 7.

· SAURA CALIXTO, P. ( 1996 ) La educación del autoconcepto: cuestiones y propuestas. Servicio de Publicaciones de la Universidad de Murcia.

13. EL PROCESO DE INVESTIGACIÓN



Durante este curso apenas hemos tomado contacto directo con las alumnas a las que va dirigido nuestro trabajo, pero sí de forma continua con la profesora, que es la que nos ha aportado los datos referentes al contexto en que nos situamos, así como la importancia que supone para estas mujeres el tema de la afectividad.

La principal dificultad encontrada, ha sido carecer de referencias bibliográficas específicas dirigidas al trabajo de educación de los sentimientos en personas de 60 años o más, es decir, en lo que habitualmente se conoce como tercera edad. Ciertamente existen muchos libros sobre la autoestima dirigidos a niños, adolescentes e incluso adultos a través de la literatura de autoayuda, pero no hay que olvidar que la edad de nuestras alumnas tiene unas características muy diferentes a las que vivieron esas mismas personas veinte años atrás.

Una segunda dificultad añadida es que nunca hemos trabajado con adultos, puesto que nuestra práctica ha sido siempre con alumnos de Educación Primaria o Secundaria, algo por lo que, en un principio no deseábamos trabajar con adultos, aunque al final aceptamos realizar esta experiencia con personas mayores, de lo cual en este momento no estamos arrepentidos pues ha supuesto para nosotros un nuevo conocimiento a través de un aspecto como es la afectividad, que antes de tratarlo ya lo valorábamos, pero en la actualidad, aún nos parece más enriquecedor, tanto a nivel personal como pensando lo que acaso podamos aportar en nuestras clases el año próximo.

Es de destacar también el ambiente que hemos encontrado en la clase, y que nos ha hecho sentir a gusto con esas mujeres, así como con la profesora, que siempre, en su trato hacia nosotros, nos ha demostrado interés y cariño, lo cual es de agradecer. Esto nos hace pensar que la afectividad es algo no sólo tratado a nivel teórico, sino llevado a la práctica. También debemos reseñar la actitud de colaboración por parte de los conserjes.

En suma, por todo lo aprendido, este proceso de investigación, previo a la práctica que tendrá lugar el año próximo, ha supuesto para nosotros una toma de contacto teórica y vivencial muy enriquecedora, de la cual nos sentimos muy satisfechos.






Artículos Relacionados:
La utilización de los medios de enseñanza y su influencia en la creatividad de los alumnos

¿Tienes una página web? Puedes poner un enlace a este artículo:

http://www.psicopedagogia.com/articulos/?articulo=361



noticias colegio psicopedagogos aula de enlace formacion oposiciones psicologos diccionario sinonimos gueb fotografo chicosygrandes Psicólogos Artículos Psicología Gueb.org Modificación Conducta Autismo Ansiedad Dificultades del Aprendizaje Dislexia Hiperactividad Técnicas de Estudio Educacion Intercultural TDAH Retraso Mental Retraso Escolar Disortografia Dispraxia Disgrafia Disfemia Disartria Disfasia Discalculia Liderazgo Motivación La Pirámide de Maslow ver todos los artículos Portal y Foros del Levante Telefono Linea Directa