Libros Artículos Relacionados Recomendar este artículo Imprimir

Carencias en la formación del profesorado y sus soluciones


CARENCIAS Y SOLUCIONES

EN LA FORMACIÓN DEL PROFESORADO

(Pablo Alborés)

Aunque la comunidad educativa ya lo hemos venido notando desde hace tiempo, con el inicio del nuevo siglo es pertinente y socialmente indispensable que los profesionales de la Orientación hagamos una profunda reflexión sobre las carencias que los profesores tanto de primaria como de secundaria vienen arrastrando en cuanto a su formación inicial y permanente en estos últimos años.

Intentaré desde la brevedad realizar un desglose de las carencias que, desde un punto de vista objetivo, padecen los profesores de EP y ESO.

En cuanto a las carencias podríamos señalar que:

· Hay una escasa o nula formación tutorial: Algo tan importante como la aplicación del PAT se ve frustrada por la baja disponibilidad de los profesores a ponerlo en práctica. Esto es achacable sin ninguna duda a la pobre formación que estos profesionales tienen en el ámbito tutorial. El miedo se entremezcla con una “ignorancia” que se traducen en que el alumno no recibe uno de los más importantes planes de acción de la LOGSE.

· No existen materias que incluyan contenidos en Orientación: Si nos paramos en el plan de estudios de Magisterio y, por supuesto, de cualquier licenciatura que de opción a ejercer la docencia en secundaria, nos encontramos con el docente no recibe ninguna formación sobre técnicas de orientación que, sin lugar a dudas, son indispensables para trabajar en pro de los alumnos de mano del Pedagogo o Psicopedagogo del Centro. ¿Cómo un profesional de la Orientación puede plantearse la aplicación de un Modelo de Programas en un Centro donde no existe formación sobre Orientación en sus docentes? Ello significaría un total fracaso de la intervención ya que ésta requiere unos conocimientos por parte de los profesores que, a día de hoy, son inexistentes.

· No se imparten materias sobre Métodos de Investigación: El profesor debe ser un investigador de lo educativo. Debe saber trabajar sobre su terreno las mejoras o cambios que se presenten como pertinentes. Para ello necesita una formación en Métodos y Estrategias de Investigación que en la actualidad no se contempla. La Pedagogía Experimental es indispensable en el buen desarrollo de la labor educativa ya que nos indica como ir “hacia delante” en nuestra tarea diaria.

· Carencias en Educación Social: Vivimos una época de fuertes desigualdades y con una interculturalidad que cada día va en aumento. Es preciso que el profesor sepa afrontar esta realidad desde su posición atajando todos los problemas que se deriven de la misma. No hace mucho tiempo hemos asistido a polémicas en torno a las costumbres de ciertas etnias y como éstas afectaban directamente a la convivencia en los centros educativos. Es por ello que se antoja un cambio radical en esta dirección.

· Negación de la realidad tecnológica: Aún existen Escuelas de Magisterio y Catedráticos de Estadística aplicada a la Educación que obligan a sus alumnos a aplicar estadísticos interminables, aplicando fórmulas gigantescas que nada aportan al conocimiento sobre análisis y tratamiento de datos que los profesores tienen que tener. Esto sólo es un ejemplo de lo que a mi entender es una negación total de las nuevas tecnologías aplicadas a la educación.

Otras déficits más generales pueden ser:

· Ausencia de la formación para la Educación Vocacional.

· Exceso de teoría.

· Falta de acción práctica (a penas tres meses en el cómputo general de la Diplomatura de Magisterio).

· Ausencia de formación en el trabajo de equipo.

Vamos ahora a hacer un recorrido por las soluciones que, a mi juicio, más se ajustan a la hora de tratar los problemas de formación en los docentes:

· En primer lugar, parece pertinente la creación de materias sobre Educación, Didáctica, Pedagogía… en las Licenciaturas que dan opción a convertirse en profesor de Educación Secundaria. Esto se conseguiría eliminando el CAP y ofertando “optativas vinculantes” para aquellas personas interesadas en dedicar su vida a la labor docente.

· En cuanto a la Diplomatura de Magisterio:

o Cabría dotarla de un marco práctico.

o Sería imperativo enriquecerla con materias sobre acción tutorial.

o Potenciar el uso de nuevas tecnologías tales como: Dominio multimedia, manejo y conocimiento de Internet, uso de hojas de cálculo para realizar grandes operaciones estadísticas, etc.

o Dotar al alumno de una formación investigadora que le ayudara a descubrir qué carencias hay que atajar o que mejoras caben realizar llegado el momento.

o Contribuir a que los maestros y profesores tomen conciencia del importantísimo rol social que desempeñan y desde una perspectiva existencialista sean ejemplo y guía para un mundo cada vez más desigual y multicultural.

Espero que estas consideraciones nos ayuden a reflexionar sobre un tema que, de no atajarse a medio plazo, puede pasarnos factura en forma de más fracaso escolar, más protestas y, sobre todo, más empobrecimiento educacional.

Pablo Alborés Cabaniña

Vigo (Pontevedra)






Artículos Relacionados:
Formación Psicopedagogía
Psicopedagogía en el profesorado

¿Tienes una página web? Puedes poner un enlace a este artículo:

http://www.psicopedagogia.com/articulos/?articulo=302



noticias colegio psicopedagogos aula de enlace formacion oposiciones diccionario sinonimos Psicólogos Artículos Psicología Gueb.org Modificación Conducta Autismo Ansiedad Dificultades del Aprendizaje Dislexia Hiperactividad Técnicas de Estudio Educacion Intercultural TDAH Retraso Mental Retraso Escolar Disortografia Dispraxia Disgrafia Disfemia Disartria Disfasia Discalculia Liderazgo Motivación La Pirámide de Maslow ver todos los artículos Portal y Foros del Levante Telefono Linea Directa